Sylvester Stallone

RAMBO: ACORRALADO II [CINE]


Cuando en 1985 a Sylvester Stallone una mosca cojonera se le apareció en su carrera (una mosca de 1, 90 y con acento austriaco llamada Arnold) tuvo que poner remedio para no ser eclipsado por este nuevo fenómeno del cine de acción que venía a hacerle sombra. Tras haber rechazado el papel por el que el actor europeo consiguió la fama internacional, ‘Terminator‘ (1984), a Stallone no le quedaba otra que contraatacar por partida doble al año siguiente. Para ello volvería a enfundarse los guantes en ‘Rocky IV’ y rescataría a uno de sus personajes fetiche más apreciados: John Rambo.
 
Tras su primera aparición en 1982, de la cual el propio Stallone se...
Anuncios

SYLVESTER STALLONE: UN POTRO DE 70 AÑOS EN 13 PERSONAJES [ESPECIALES]


Aunque pueda parecer curioso, Sylvester Stallone siempre ha tenido que luchar por tratar de ser considerado un verdadero actor. Sin embargo ha sido tratado como estrella antes que actor. No vamos a engañar a nadie, nunca ha tenido matices, profundidad o margen para ser un gran actor, ni tan siquiera un buen actor. Pero como a toda estrella que triunfa en la meca del cine lo que nunca le ha faltado es carisma. Una popularidad que se ha ganado a pulso y desde el comienzo. Con un mítico personaje que le ha acompañado a lo largo de su vida. Con su cuarto film como actor consiguió lo que sólo unos pocos afortunados en la historia del cine habían conseguido. En 1976 se puso los guantes de boxeo para llevar a la pantalla una historia sencilla, la de un perdedor, un luchador que buscaba su oportunidad. Era Rocky Balboa. No era una historia original, más bien se trataba de su propia historia.
Este neoyorquino… (más…)

MERCENARIOS 3 [CINE]


La eterna frase “los viejos rockeros nunca mueren” es una espada de Damocles en muchos casos. Del mismo modo que un grupo de cantantes puede seguir ofreciendo un buen y aceptable espectáculo después de años de viaje por la carretera, a otros ese afán de mantenerse en la brecha a pesar de los achaches acaba resultando una imagen bochornosa y lamentable. El caso que nos ocupa hoy pertenece al segundo tipo. La saga ideada en 2010 por el incombustible Sylvester Stallone ha llegado a un callejón sin salida, a una penosa vía muerta donde aquellos personajes ochenteros que supo resucitar en las dos primeras entregas han sucumbido ante los flash de las cámaras y las fiestas de pre-estreno sin darse cuenta que han caído en la mas absoluta caricatura de ellos mismos…

 

 
 
 
 
 
 
 
 
…lejos de intentar una vuelta de tuerca, Stallone vuelve a ofrecer la misma formula, ya agotada en las anteriores entregas, para aderezarla con sangre fresca que no hace sino debilitar aun mas una historia de por si atrofiada y repetitiva. La incursión de tres glorias del cine como Miel Gibson, Harrison Ford o Antonio Banderas, solo sirve para llenar el póster promocional. Salvando de la quema a Banderas pues es el único que ofrece un estupendo, genial y divertido personaje, el resto del elenco parece estar en un continuo estado de letargo que ni el poco sentido del humor que la saga lucia, les hace caer bien en pantalla.

 

 

Mucha culpa de todo este ambiente de dejadez recae en la torpe dirección del casi debutante Patrick Hughes, que visto el resultado, es el típico director paja mangoneado por la estrella de la producción, como no podría ser de otra manera. Hablar de guión en este film resulta una premisa imposible. Todo esta supeditado al rocambolesco y por momentos circense espectáculo de explosiones, escenas de acción sobradas y un aire de auto destrucción gratuito. En las dos entregas anteriores resultaba hasta gracioso (aquella escena de Chuck Norris en la segunda parte era impagable) pero aquí ni Schwarzenegger parece él, mas bien una copia restaurada recién levantada.
 
 
Espectáculo gratuito y sin concesiones es lo único que vamos a encontrar en esta losa cada vez mas grande que ha cometido el error de tomarse en serio olvidando su fuente de la juventud: el espíritu ochentero con el que nació.
 
VALORACION: 5/10 
 
 

STALLONE VS SCHWARZENEGGER: ¿QUIÉN DABA MEJORES HOSTIAS? [Especiales]


Los años 80’s fueron sin duda su década. Dominaron el cine de acción como nadie. Eran los dueños de los videoclubs y arrasaban en taquilla con productos hiper-vitaminados, hiper-musculados y llenos de tetosterona. Cada uno de ellos en su parcela, pero ambos nos dieron buenas raciones de tiros, golpes y mamporros que saturaban los ojos. Fomentaron el cine de acción de tal modo que crearon un sub-género, fueron los artífices de la aparición de numerosos aspirantes al trono. Van Damme, Norris, Seagal, Dudikoff…un sinfín de variopintos machotes Made in Usa que no podían igualarse a las mega producciones de estos dos amantes de los anabolizantes. Cada año, ambos estrenaban “su” película para seguir demostrando que sus bíceps eran más gordos, más duros y más taquilleros. Se abrió la eterna pregunta: ¿A quién quieres más, a papá o mamá? Repasemos la década que supuso el tour de force entre ambos cachalotes.



Como si de un combate a diez asaltos se tratase, vamos a dirimir quién ganó el favor del público en los años 80. Bienvenidos a esta velada. ¡¡Peleen!! 

1980:
Mientras Stallone seguía saboreando los dólares conseguidos por ‘Rocky II’ (1979), Arnold, un desconocido aún, aparecía en la TV movie ‘La historia de Jane Maysfield’. No había conflicto entre ellos ya que Sylvester se podía jactar de tener un Oscar por ‘Rocky’ (1976).           GANADOR: NULO
1981:
Era el turno de Stallone para intentar tapar las cachas y aparentar que era actor. Difícil tarea. Con ‘Evasión o victoria’ al mando de John Huston y con ‘Los halcones de la noche’, el potro italiano daba rienda suelta a su método de interpretación. Al menos demostró que como portero tenía más futuro. Arnold continuaba tapado en el anonimato.       GANADOR: STALLONE

1982:
El año de la eclosión de ambos. Stallone sumaba a sus personajes fetiches uno que haría sombra al propio Rocky Balboa. Con la sobria ‘Acorralado’, John Rambo demostraba que una buena película de acción no estaba reñida con su modo de actuar. Además, tuvo tiempo de protagonizar y dirigir la tercera parte del boxeador favorito de los USA, ‘Rocky III‘, un total desmadre en medio de un ring. Schwarzenegger en cambio, se descubría al mundo como la personificación perfecta del héroe de espada y brujería: ‘Conan, el bárbaro’, que supondría una estupenda aventura.     GANADOR: STALLONE

1983:
Año anodino para ambos. Sólo Sylvester le dio por hacer algo bastante descabellado, una secuela de ‘Fiebre del sábado noche’ (1978). Y claro, ‘Staying alive’ supuso el fracaso que fue.      GANADOR: STALLONE

1984:
La culminación definitiva de Arnold como estrella de Hollywood. Si ya era conocido por ser Conan, ahora James Cameron le regaló su más emblemático personaje. Con menos frases aún que el cimmerio, ya es difícil, ‘Terminator’ elevó al austriaco a estatus de estrella. Ya puestos, en este año también hizo la aberrante secuela de Conan, ‘Conan, el destructor‘. En cambio, Stallone participó junto a ¡¡Dolly Parton!! en una especie de comedia musical a lo country, ‘Rhinestone‘, más cerca de la parodia que del cine.        GANADOR: SCHWARZENEGGER

1985:

Este año los dos se pusieron las pilas y rodaron sendas películas. Desiguales productos que se encauzaban en la línea conservadora de la política Reagan. Arnold lucía palmito en ‘Commando’, hipertrofiada aventura de soldados de fortuna. Por otro lado, Sylvester volvía a su nuevo filón: ‘Rambo, acorralado II’, donde premiaba el mero espectáculo de tiros y explosiones (con James Cameron en el guión). Además de la narcisista ‘Rocky IV’, una alusión directa a la supremacía yanqui frente a la URSS. El armario de Austria trataba de recoger el guante y se embarcaba en la desastrosa ‘El guerrero rojo’, un sucedáneo de Conan en horas bajas.    GANADOR: STALLONE


1986:

Fascista en sus contenido, por el mensaje que daba, Stallone paría a ‘Cobra’, un policía demasiado expeditivo, amante de chupar palillos. Le sirvió para lucir a su nueva esposa, Brigitte Nielsen, a la que conoció en ‘Rocky IV’. ‘Ejecutor’, servía como vehículo de lavado de imagen a un Arnold que no encontraba un nuevo personaje impactante.
GANADOR: EMPATE

1987:

Primer descalabro en años. Con una modesta (serie B) producción, Stallone trataba de enlazar más de tres frases seguidas en un medio-drama de camioneros aficionados a los pulsos, ‘Yo, el halcón‘, que descubrió que había algo peor que verle disparar, verle hablar. Schwarzenegger dio un golpe en la mesa y se calzó una espectacular cinta de Sci-Fi con bastante chicha: ‘Depredador‘. Le sobró tiempo para rodar la fallida ‘Perseguido’.   GANADOR: SCHWARZENEGGER

1988:

Visto lo visto, Sylvester volvió a lo seguro. ‘Rambo III‘ volvía con más violencia, intentaba llevar un mensaje pacifista (ayudaba a salvar a los talibanes del yugo de los soviéticos, cómo ha cambiado el mundo). Con una comedia y una ultra-violenta cinta de colegas policías (yanqui-ruso), Arnold demostraba que la risa iba con él. ‘Los gemelos golpean dos veces‘ dio muestras de saber reírse de él mismo, ‘Danko’ fue una muesca más en sus delirios de gimnasio.       GANADOR: SCHWARZENEGGER

1989:

Este año fue el descanso del guerrero para Arnold, por lo que Stallone dio el Do de pecho con dos títulos. La desacertada ‘Encerrado‘, drama carcelario. Y la comedia de acción ‘Tango y Cash‘, donde conseguía parecer mejor actor que su compañero de reparto, Kurt Russell.    GANADOR: STALLONE

1990:

Con las abdominales fuera ya de su sitio, Stallone trató de conseguir lo que hizo en la primera entrega de la saga, pero ‘Rocky V‘ sólo fue un lastimero trabajo de un perezoso Stallone que veía como su estrella se deslucía. Arnold en cambio vio por dónde debía continuar. La comedia volvió a recompensarle con ‘Poli de guardería‘, tuvo tiempo para dirigir (aunque sólo fuera TV) un capítulo de ‘Historias de la cripta‘. Pero sobre todo consiguió su mayor éxito de taquilla hasta que llegase ‘Terminator II’, ‘Desafío total‘ una película redonda tanto en crítica como en público, fue el colofón a una década de combates.        GANADOR: SCHWARZENEGGER

Y así fue como ambos mastodontes se batieron en duelo durante 10 años. Los años de los reyes de las hostias, los héroes de videoclub, los señores de los mamporros. Con 5 asaltos a 4, el combate lo ganó Stallone, con bastantes más errores que Arnold pero con mayor repercusión mediática. Los años posteriores irían mostrando la peor versión de Sylvester, mientras que Arnold lograría hacerse con el trono durante 5 años más. Luego…los dos abrirían una cadena de restaurantes con Bruce Willis y todos contentos. Fuimos nosotros los que nos comimos la tostada.