Ciencia Ficción

GHOST IN THE SHELL [CINE]


 

Mucha gente conoce o ha oído hablar alguna vez de Ghost in the Shell, ese manga de culto de Masamune Shirow, que posteriormente Mamoru Oshii convertiría en uno de los animes más queridos y complejos que se han hecho hasta la fecha. Han pasado 22 años desde el estreno de este anime (casi nada), desde que viéramos cobrar vida a la Mayor, Motoko Kusanagi.
 
Este año llega está adaptación en acción real del famoso manga de Shirow, que han titulado aquí en España como ‘Ghost in the Shell: El Alma de la Máquina’. Paramount Pictures ha puesto…

(más…)

Anuncios

TERMINATOR 2: EL JUICIO FINAL [CINE]


Sin duda estamos ante una de las mejores películas de ciencia ficción de todos los tiempos. Cuando escribimos estas lineas se han cumplido 25 años de su estreno allá por 1991. Cómo pasa el tiempo. Éramos unos adolescentes preocupados por el acné cuando el mundo se paralizó con esta soberbia secuela, que rompiendo la norma no escrita sobre segundas partes, le dio mil vueltas a su antecesora. James Cameron, creador y artífice de esta saga, rizó el rizo para desbancarse así mismo con este festival de acción, adrenalina, efectos especiales y poderío visual que a día de hoy sigue asombrando y es un firme referente a la hora de hablar de films de género, de acción o de viajes temporales. Una colosal muestra de hasta donde puede llegar la imaginación cuando varios factores se unen. Había llegado...‘Terminator 2: el juicio final’

Cameron venía de fracasar en taquilla con ‘Abyss’ y nadie pensaba que…

STAR WARS THE FORCE AWAKENS [CINE]


Han pasado meses, un tiempo prudencial para tener la cabeza fría y el corazón tranquilo para poder hablar del fenómeno global que ha supuesto ‘El despertar de la Fuerza’ entre todos los cinéfilos, amantes de Star Wars, neófitos o simplemente seguidores de esta fascinante saga galáctica. Mucho se ha dicho, leído, discutido, analizado y debatido. La sangre en algunos casos y foros ha llegado a las calles virtuales de las redes sociales. Creemos, aunque nadie nos lo haya pedido pero el cuerpo nos lo pide, que nos toca a nosotros, humildes cinéfagos, poner nuestro granito de arena o grano en el culo (según se mire cuando acabéis de leer este post) sobre el film de marras que tanto amor (odio) ha suscitado entre los warsies y los espectadores en general.
 
J.J. Abrams tenía en sus manos el mayor regalo que el cine de los últimos 40 años podía entregar a un director visionario, audaz y capaz de levantar sagas muertas (‘Star Trek’, ‘Misión Imposible’) y creador de fenómenos audiovisuales como ‘Perdidos’ o ‘Alias’. De Abrams siempre se ha dicho que…

(más…)

NO INVADÁIS LA TIERRA QUE OS DAREMOS ESTOPA: 29 INVASIONES ALIENS QUE SALIERON MAL Y UNA QUE DA QUE PENSAR [ESPECIALES]


Llega el verano y con el buen tiempo los extraterrestres siempre echan la vista hacia nuestro querido planeta azul con la intención de plantar su sombrilla, meternos sondas anales y abducirnos hasta dominar nuestra civilización. Es lógico, somos el Marina D’Or del Sistema Solar y lo saben. Lo que parece que no les entra en la cabeza, y mira que tienen ejemplos para ello, es que somos una raza un pelín reacia a eso de la dominación global. Ya de por sí nos cuesta entendernos entre nosotros, como seres humanos, como para que vengan de otro sistema interestelar a mangonearnos y querer usar nuestros cuerpos como sustento para sus ansias de perpetuación, o bien como pilas para sus naves o para experimentar con nuestros lozanos y apetecibles cuerpos. O simplemente por el hecho de que tengamos esas estupendas playas y sus conocidos chiringuitos. Por ello, y aprovechando el inminente estreno este verano de la secuela de uno de los mayores ejemplos de invasión extraterrestre en el cine, ‘Independence Day: Resurgence’ (2106), queremos hacer un repaso por aquellos títulos en el cine que nos da buena muestra de cómo las gastamos en el tercer planeta del Sistema Solar. 


Somos una raza tan…





…genuina que nos creemos los reyes del mambo, somos el ombligo del Universo, hasta que algún ser de la galaxia de Andrómeda o de Alfa Centauro o de Raticulí diga lo contrario y de la razón a Stephen Hawking. Mientras tanto, el cine ha dado buena cuenta del sentido de unión y hermandad que surge cuando nuestros cielos se ven invadidos de platillos volantes, nuestras calles rebosan de seres balbuceantes y ávidos de sangre humana y nuestra sociedad se convierte en el patio de recreo de perversos (en muchos casos) aliens que desean tan solo nuestros recursos naturales para su propia supervivencia. ¿Qué nos costará hacerles un hueco en la Antártida…por ejemplo? ¿O en Albacete…que cada día está más vacío?

En fin, sea como sea, durante casi cien años el cine ha ido mostrando cómo sería una invasión planetaria. Cómo seríamos invadidos, sometidos y atacados en todas sus fases. Sabemos que nos observan, que ambicionan nuestra forma de vida, nuestro oxígeno, árboles y sobre todo a nuestras mujeres (que obsesión por las rubias…). Desde que miramos al cosmos tenemos la certeza de que vendrán. Y sobre todo, y eso es lo que más nos fastidia, que son más inteligentes que nosotros. Aunque eso es discutible, pues si nos conocieran de verdad no vendrán aquí.


Esta pequeña muestra de cine de extraterrestres la enfocamos a esas invasiones que vinieron (y vendrán) de otros sistemas planetarios, de recónditos lugares más allá de las estrellas. Pero casi todas, por no decir que todas, tienen un mismo nexo entre ellas: salieron mal. ¿La razón? Fácil, somos muy brutos en la Tierra. Nuestro hombre de Cromagnon sale a relucir en cuanto nos tocan el planeta. Nuestro sentimiento de Xenofobia sale con todo su esplendor cuando hablamos de invasiones aliens. Esta palabra, Xenofobia, puede resultar políticamente incorrecta, pero creemos que viene bien en los tiempos que vivimos, llenos de intolerancia, prejuicios y valores perdidos entre nosotros mismos, para que sirva de metáfora en estos ejemplos que el cine ha venido a mostrarnos a lo largo de la historia.

Las invasiones aliens no son otra cosa que metáforas de nuestros propios miedos a lo desconocido, al extranjero, al que viene de fuera. Pero el cine, más tradicional que didáctico, ha preferido tomar siempre la visión del extranjero que llega para imponer, destruir y dominar al resto del mundo. Es nuestra retorcida forma de entender el mundo que nos rodea y muchas veces de justificar que el bien de la mayoría es lo primordial. 


Metáforas aparte y después de este desvarío pseudo-filosófico, os dejamos nuestro listado de esas invasiones que hemos padecido durante estos años. Hemos aprendido a unirnos, a encontrar soluciones para combatir al malvado alien, hemos sobrevivido a exterminios globales y resurgido de nuestras cenizas para convertirnos en la resistencia que derrotase a los malévolos extraterrestres. Ellos han llegado de diversas formas, en naves, en sondas, en vainas, en esporas, a través de otras formas y quién sabe si ya están entre nosotros…incluso ahora mismo, mientras lees estas líneas. Quizás esa señora que hace croquetas en la cocina a la que conoces como mamá es un ser de otra dimensión que viene de avanzadilla y su bechamel es la primera de sus armas dominadoras globales…

Están entre nosotros…quizás, pero mientras tanto, vigilad los cielos.

ESOS VIEJOS MARCIANOS Y SUS LOCOS PLATILLOS: 

La guerra fría, el miedo nuclear y que los EEUU ya eran los reyes del chiringuito hicieron de los extraterrestres, aliens o marcianos el foco donde apuntar todos sus miedos terrenales en forma de alusiones directas o indirectas a los rusos, al extrajero, al desconocido y a cómo tratar a esos seres de brazos alargados y sus metálicas naves espaciales.

  • EL ENIGMA DE OTRO MUNDO (1951) aunque su autoria como director es para Christian Niby, todo el mundo da por hecho que fue el propio productor, Howard Hawks, el que supervisó y dirigió este film de culto donde una estación de radar en el Polo sufre la aterradora visita de un ser de otro mundo. Con un excelente suspense conseguido (a pesar de la criatura, más cercana a Frankestein) es considerada una película de culto y tuvo un genial remake en 1982, ‘La Cosa‘, dirigido por John Carpenter. En ésta, tranquilos que no haremos spoilers, la invasión (individual) se topa con un grave problema…resulta que en esa estación de radar todos son unos cerebritos.

  • ULTIMATUM A LA TIERRA (1951) otro gigante de la dirección, Robert Wise, hizo sus pinitos en la SyFy con este monumental film donde un extraterrestre, con aspecto de vivir en la costa de New Jersey, viene a proponer a la Tierra que se desarme nuclearmente por su bien. Para ello da un plazo de tiempo y pasa los días como huésped con una familia para conocer mejor a los humanos. Eso sí, la nave se la custodia un maromo de metal, Gorth, que con una mítica frase se activa: “Klaatu Barada Nicto”. Pero claro, aquí en la Tierra nos va mucho eso de disparar primero y preguntar después. Pobre Klaatu…qué ingenuo. Por cierto, que como en muchas otras, este film tuvo su remake bajo el mismo título con la infumable versión de 2008. 

  • INVASORES DE MARTE (1953) y otro nombre de leyenda, William Cameron Menzies, director artístico y diseño de producción antes que director pero que tiene sus perlitas como en esta ocasión. El pequeño Jimmy verá desde su ventana como un platillo volante se estrella tras su casa (en EEUU pasa muy a menudo, preguntad a Goyo Jiménez) y descubrirá como poco a poco que todo aquel que se acerca a ese lugar vuelve como si viniera de un fin de semana en Ibiza. Pero claro, esto es EEUU y un niño puede destrozar una invasión marciana con dos lágrimas…¿o tal vez no?. Uno de esos finales con más sustancia que mojar huevo frito a dos manos. Pero claro, Tobe Hooper que se creía la leche en los años 80, se gastó un remake (‘Invasores de marte’ 1986) que hace avergonzarse hasta al diseñador de tangas de Borat.

  • LA GUERRA DE LOS MUNDOS (1953) el technicolor y los años 50 van ligados al nombre del director de esta obra de culto, basada en la inmortal obra de H.G. Wells. Byron Haskin nos brindó la oportunidad de ver la forma de aquellos marcianos que llenaban todo de esporas rojas y se deleitaban con nuestros cuerpos. Hoy parece demasiado kisth pero fue nominada a tres Oscars y ganó uno, F/X. Una película en la que hasta sentimos pena por los pobres marcianitos. Aunque claro, todos recordaréis la obra de Steve Spielberg y su versión de 2005, donde todo era mucho más explícito y deseabas que los marcianos dominaran la Tierra, más que nada por dar una colleja a Tom Cruise.

  • LA TIERRA CONTRA LOS PLATILLOS VOLANTES (1956) así a bote pronto el título no invita mucho a teorizar sobre su argumento, pero la miga está en que sus efectos especiales fueron realizados por el maestro Ray Harryhausen. Dirigida por Fred F. Sears, su mayor atractivo radica en que los invasores (ojito a sus trajes) tienen largas secuencias de destrucción terráquea tras tratar de hablar con los humanos y llegar a un acuerdo de convivencia. Pero una vez más demostramos que para qué hablar si podemos disparar. En este film es donde vemos en su esplendor a los clásicos platillos volantes con escenas memorables.

  • LA INVASIÓN DE LOS LADRONES DE CUERPOS (1956) el duro Don Siegel también hizo sus logros en la Ciencia Ficción con uno de los clásicos más aterradores creados por el guionista Jack Finney. Versionada en muchas ocasiones (‘La invasión de los ultracuerpos’,’Invasión’.’The Faculty’) e incluso superada con una de ellas…tranquilos que no es la de Nicole Kidman, tan canallas no somos. Las vainas, la suplantación de identidades y la alineación de la raza humana como trama principal, hacen de esta truculenta invasión una de las mejores historias de la SyFy…“Usted será el siguiente¡¡¡ Usted será el siguiente¡¡¡” Más que una invasión era una metáfora de la caza de brujas contra el comunismo que en los 50 saturó el cine (no solo el de ciencia ficción).

  • PLAN 9 DEL ESPACIO EXTERIOR (1959) no podía faltar en esta lista el mítico Ed Wood. Tres años tardó en estrenar la considerada peor película jamás filmada. Bueno, quizás no han visto toda la filmografía de Adam Sandler. Los extraterrestres quieren destruir a los humanos ya que la Tierra posee armas que pueden aniquilar la galaxia. Para ello, convierten a los humanos en zombies asesinos. A priori todo normal…hasta que ves los platillos volantes colgados de hilos y a Bela Lugosi con un cuelgue que ni Pocholo en sus mejores días. Una perlita y un desastre de invasión.

  • EL PUEBLO DE LOS MALDITOS (1960) otro icono de las invasiones, pero en plan baby boom. Donde más nos duele. Como si de una inmaculada concepción global se tratase, todas las mujeres en edad de merecer (como diría mi abuela) quedan en cinta (otra vez mi abuela) sin haber tenido relaciones (en muchas discotecas de Gandía pasa esto). Tras quedar todo un pueblo inconsciente sin saber porqué, las mujeres de éste quedan embarazadas a la vez dando a luz a una muchachada de pelo rubio y ojazos (vamos que están para calendario Pirelli). Los niños, que unidos hacen piña y mucho más daño, como en cualquier patio de colegio, son el ejemplo más sencillo de cómo enfocar una invasión extraterrestre: desde la más tierna infancia. Contiene uno de esos finales extraños que encantará a muchos. Rodada por Wolf Rilla fue versionada por , de nuevo, John Carpenter en 1995. 

  • THE BLOB (1958) de un meteorito surge una mancha amorfa. Así como suena. El ser espacial devora todo a su paso como si de un Pacman atiborrado a Donuts se tratase. Film de Irvin Yeaworth que tiene como aliciente ver el debut en el cine de Steve McQueen. La película es una delicia pulp y hasta tuvo secuela y varios remakes (‘El terror no tiene forma’ 1988). Pero sin duda nos quedamos con esta invasión de un pueblecito, de sus vecinos y hasta de un cine, donde la mancha amorfa devora a los espectadores. Estáis avisados amantes de los films de Terence Malick.


NUEVOS TIEMPOS, MÁS SANGRE Y MÁS MALA LECHE:

Los años 70 fueron el boom de las space opera y las invasiones quedaron relegadas hasta los años 80, donde de nuevo surgieron nuevas miradas al cosmos en busca de malévolos seres de otros mundos. Algunos diréis que en los 70 está ‘Encuentros en la tercera fase’ (1977) pero no consideramos ese film como una invasión propiamente dicha, sino más bien una historia de entrega y devolución de humanos. Del mismo modo que ‘E.T.’ tampoco está en esta lista como invasión de aliens. A ver…al pobre lo abandonaron¡¡¡

  • LA INVASIÓN DE LOS ULTRACUERPOS (1978) una verdadera delicia de thriller, terror psicológico y verdadero remake que supera a su original. Phillip Kaufman dirigió esta poderosa versión mientras escribía el guión de ‘En busca del arca perdida’. Con un reparto sobresaliente con Donald Sutherland, Leonard Nimoy, Brooke Adams, Jeff Goldblum entre otros, contaba con perturbadoras secuencias (la escena del perro medio humano) y un final apoteósico que ha pasado a la historia del cine. Todo un referente de invasiones alienígenas que debe ser visto al menos una vez en la vida.

  • LA COSA (1982) el mismo año que a E.T. lo abandonaban en mitad de un bosque, unos científicos en el polo descubren una nave extraterrestre hundida en el hielo, de la cual parece que algo escapó. John Carpenter revisaba el clásico de Howard Hawks, ‘El enigma de otro mundo’ para lograr esta obra maestra de la ciencia ficción. Un portentoso thriller fantástico con tintes de gore y terror constante, que acaparaba unos efectos especiales fenomenales para aquellos años y un ritmo endiablado que engancha al espectador hasta el paranoico final. Un final que nadie debe mencionar a aquellos que aún no la hayan visto.

  • LIFEFORCE (1985) juntamos vampiros, extraterrestres, a Tobe Hooper y…¿Qué tenemos? Pues aparte de un dolor de cabeza uno de los ejemplos más naif y vacíos del cine de invasiones extraterrestres. Sin pasión, con más cartón piedra que nunca y un sinfín de referencias a otros films de género. Lo mejor, claro está, ver a la moza extraterrestre-vampira (Mathilda May) pasearse por medio Londres en pelotas en busca de nuevos cuerpos que someter (con lo bien que le queda ese que lleva¡¡¡). Un intento de thriller con vampiros del espacio exterior que fue un delirio tanto en pantalla como en día. Lástima de la buena novela en la que se basa, de los efectos especiales de John Dykstra, el guión de Dan O’Bannon...pero claro, si unes como director a Tobe Hooper y la producen Menahem Golam y Yoram Globus…alias Cannon Films, pues que más quieres.

  • CRITTERS (1986) unos insaciables seres peludos mezcla de erizos y gremlins, con más dientes que una motosierra y una peculiar manera de desplazarse llegan a un pueblo en mitad de los USA (como no podría ser de otra manera). Para combatirlos, también llegan del espacio exterior un par de cazarecompensas que parecen haber salido de algún videoclip de Van Halen. Stephen Herek (‘Las alucinantes aventuras de Bill y Ted’) dirigió esta primera incursión de estos adorables marcianos que llevan ya cinco secuelas. Como invasión y delirio funciona.

  • EL TERROR LLAMA A SU PUERTA (1986) unos seres extraterrestres, más bien parásitos espaciales, llegan a la Tierra y tienen la peculiar forma de introducirse en los humanos a través de la boca y alojarse en los cerebros. Un homenaje al cine de zombies combinado con las invasiones extraterrestres. Los luchadores en esta conquista serán un grupo de adolescentes. Nexo común con ‘La invasión de los ladrones de cuerpos’ y más tarde revisitada por Robert Rodriguez en ‘The faculty’. Los personajes, a modo de guiño, tienen nombres que rememoran a directores de cine de terror: Romero, Cronenberg, Cameron, Landis, Raimi. Una perlita de auténtico VHS. Dirigida por Fred Dekker, creador de ‘House, una casa alucinante’, ‘Una pandilla Alucinante’ o ‘Robocop 3’…casi nada.

  • DEPREDADOR (1987) más que invasión, fue una demostración de que los aliens cuando quieren veranear en nuestro planeta a lo hacen a lo grande. De este modo, la raza extraterrestre de los Predators, se dedican desde tiempos inmemoriales a visitar nuestro planeta cual Marina D’Or para cazar a placer a sus habitantes (desde humanos a dinosaurios…según sea la temporada). De ese modo logran hacer méritos entre sus congéneres. Una maravillosa película llena de tetosterona, acción, suspense y cine fantástico en modo survival dirigida por el siempre olvidado John McTiernan. Con el gran Chuache en estado de gracia y plantando cara al ser más terrible del espacio exterior…con permiso de los xenomorfos, claro.

  • ESTÁN VIVOS (1988) una de las más ácidas películas del maestro John Carpenter donde un pintoresco héroe, un albañil en horas bajas interpretado por el luchado de wrestling Roddy Pipper, puede ver, gracias a unas gafas de sol (algo obvio) como la sociedad está invadida por seres de otro planeta que van introduciendo de manera subliminal mensajes en nuestras mentes para esclavizar a la raza humana. Comedia desmadrada con mucha mala leche y un film a reivindicar de la filmografía de uno de los grandes. Como invasión funciona…y como sátira aun más.

  • HIDDEN (1987) Jack Sholder dirigió esta peculiar película de aire serie B que tiene que ser reinvindicada. Un alien (bastante asqueroso por cierto) se aloja dentro de seres humanos y les confiere una fuerza sobrehumana (obvio). Un policia y un agente del FBI (Kyle MacLachlan por supuesto) van tras el. Claro que el agente del FBI es también un alien que lleva persiguiendo a ese ser desde hace tiempo. Una buddy movie pero con toque fantástico, situaciones gore y un final muy ambiguo a la par que refrescante. Una invasión silenciosa que recupera el tono del cine de los 50 pero con la desfachatez de los 80. Una perlita.

  • INDEPENDENCE DAY (1996) o la madre de todas las invasiones. Roland Emmerich perfiló lo que sería su modus operandi de toda su filmografía: como destruir el mundo de mil métodos divertidos. Más tarde vendrían ‘2012’,’El dia de mañana’, ‘Godzilla’ donde seguiría perfeccionando sus fobias hacia los monumentos y los rascacielos. Aquí unió efectos especiales y a Will Smith, recién salido de ‘El príncipe de Bel Air’ para dar estopa a base de bien a una raza alienígena que simplemente quería aniquilarnos, así, sin más. En plan batalla de Midway y con ciertos toques de guerra bacteriológica a lo ‘Guerra de los mundos‘, Emmerich nos sacudió en aquel verano al grito de las barras y estrellas, y sin ninguna vergüenza ajena, todos entramos en su juego.

INVASIONES PASTELERAS…

  • ENCUENTROS EN LA TERCERA FASE (1977) vale, no es una invasión propiamente dicha, pero lo que Steven Spielberg planteó (casi por primera vez) en el cine es que los aliens no tienen porqué ser los malos…y eso no convenció a muchos. Lo que no quita que sea uno de los mejores films de SyFy de todos los tiempos. Metafísica, espiritualidad, destino y fenómenos paranormales se unen es esta odisea que va mas allá del encuentro entre dos especies, sino más bien en su convivencia. Una delicia que deja muchas preguntas sobre la mesa y el buen gusto por el mejor cine.

  • COCOON (1985) recogiendo el espíritu de Spielberg, Ron Howard daba sus primeros taquillazos con esta fábula de marcianos que viven ocultos entre nosotros y que tienen especial predilección por las piscinas. Aunque sean los abuelos de una residencia los que más juego dan en el film y esa conexión con las incubadoras que son los cocoon del título como referentes de la fuente de la juventud, son realmente una invasión amable y de corte bien pensante. Una comedia más cercana al greenpeace que a la survival invasion. Al menos contiene una escena amatoria entre especies…no tan salvaje como en ‘Lifeforce’ pero es que Steve Guttenberg no da para más fuera de ‘Loca academia de policia‘.

  • STARMAN (1984) a John Carpenter también le dio la vena sentimental y mezcló aliens y el dia de San Valentín en esta infravalorada cinta que tiene más azúcar que el fantasma final de ‘Los cazafantasmas’. Jeff Bridges es el extraterrestre que viene a contactar con los humanos y lo hace bajo la apariencia del marido difunto de Karen Allen en el film, todo un acierto por parte del marciano. Eso sí, contiene uno de los finales más “potitos” y laaaargos que hacen que las bolas que usa el marciano como recurso para todo te parezcan pocas.

  • NUESTROS MARAVILLOSOS ALIADOS (1987) un bloque de apartamentos va a ser derruído y el contratista usa a una pandilla para amenazar a lso vecinos. Pero claro…Spielberg (productor) tiene a unos extraterrestres, naves espaciales en miniatura, que ayudarán a esta nuestra comunidad a mantener el edificio tal y como está. Una simple historia edulcorada con exceso de sacarina y que tuvo más éxito en los videoclubs que en el cine. eran tiempos duros para los marcianos.

  • ABYSS (1989) el film por el que los fans de James Cameron nunca le perdonaron. Quiso dar a los aliens de un aspecto benefactor y global. Tras ‘Aliens, el regreso’, nadie esperaba este cambio de tercio. El miedo nuclear y la mediación de los extraterrestres para paralizar la guerra fría no surtieron el efecto que quiso Cameron. Su largo metraje, excesivo afán por visualizar los adelantos técnicos reales (que más tarde usaría para ‘Titanic’) y una trama que se pone interesante justo cuando acaba el film, hicieron de este abismo una fosa sin retorno. Menos mal que unos años más tarde volvería con su mejor Sarah Connor.

  • EVOLUTION (2001) una comedia desmadrada que se va de las manos según avanza el film. Un meteorito con una forma de vida extraterrestre cae en la Tierra y tiene la capacidad de ir adaptándose al medio y a las formas de vida según va poniéndose en contacto con ellas. El grupo de científicos que detendrá a esta criatura no tendrá otra opción que combatirlo con un champú…Ivan Reitman, lejos de sus mejores trabajos, dirigió esta farsa saturada de efectos y carente de buen humor que a pesar de ser una fallida invasión tiene su aquel.

  • MARS ATTACKS (1996) disparata comedia con espíritu de los años 50 y gran bofetada de Tim Burton a todo aquel que le critica. Los marcianos invaden la Tierra a lo bestia y qué mejor que tener a Jack Nicholson como Presidente de los Estados Unidos y a Tom Jones como uno de los héroes del film. Una astracanada que define el tono de Burton y que surgió de la serie de cromos de los años 60 para inspirar el guión de una locura que hoy en día sigue siendo un título de culto…aunque parezca mentira. Por cierto, el diseño de los marcianos son una auténtica gozada.

  • MEN IN BLACK (1997) los marcianos viven entre nosotros desde hace décadas. Por eso el gobierno creó a los Men in Black, una organización que controla y vigila a todo aquel ser extraterrestre que vive en la sociedad. Pero como siempre, hay elementos que desean invadir y destruir la Tierra. En este caso, una raza de cucarachas gigantes. Pero lo que no saben es que Will Smith es uno de los Men in Black. Barry Sonnenfeld, dirigió de manera acertada esta primera parte (las otras dos son pura repetición) de las aventuras basadas en los comics. Una comedia muy redonda con un Tommy Lee Jones genial y un Will Smith que seguía machacando aliens tras ‘Independence day’.

LA ÚLTIMA OLEADA…

  • SEÑALES (2002) el rey de los finales que te dejan el culo torcido, M. Night Shyamalan, se animó con la SyFy y logró lo que parecía imposible. Una historia de cinco personajes, una granja y una invasión planetaria que se resolvía a lo Alfred Hitchcock en los últimos cinco minutos. Thriller más que invasión pero con un regusto a cine viejuno que va incrementando la tensión a pesar del rostro de piedra de Mel Gibson. Los marcianos, pese a cruzar el espacio, manejar naves inmensas, tener capacidad de invisibilidad…son incapaces de abrir el pomo de una puerta. Cosas de marcianos.

  • ATTACK THE BLOCK (2011) ciencia ficción europea de bajo coste y mucha imaginación. En un bloque de apartamentos una invasión alienígena se las verá con la flor y nata de la muchachada del lugar. Una mezcla de ver a ‘Los Goonies’ en plan ‘Depredador’ peros in aires de grandeza. Joe Cornish dirigió esta pequeña joyita de cine independiente con unos aliens bastante conseguidos, unión de los Critters y unos simios con malas pulgas. Es que hay barrios donde los marcianos no deberían ir.

  • STARSHIP TROOPERS (1997) a Paul Verhoeven le daba igual todo allá por los noventa. Había reventado taquillas con ‘Robocop’, ‘Desafío total’ y hasta braguetas con ‘Instinto Básico’. Tenía permiso para todo, hasta para hacer un film bélico que era una metáfora sin tapujos del fascismo latente de la política internacional de los USA. Los marcianos atacan nuestra sociedad, pues nada, arrasamos su mundo, sus ciudades y a toda criatura que se mueva, aunque sean insectos. Una militarizada visión del mundo con la excusa de una invasión extraterrestre. Verhoeven si que sabe.

  • AL FILO DEL MAÑANA (2014) y si juntamos ‘Atrapado en tiempo’, ‘La guerra de los mundos’ y un toque de paradojas espacio temporales con una historia de amor imposible? Pues una buena combinación de Doug Liman donde hasta Tom Cruise está convincente en esta invasión extraterrestre en la que un bucle temporal (lo mejor del film) y sus consecuencias hacen disfrutar al espectador desde el minuto uno. Con una Emily Blunt que roba escenas cada segundo y con un guión que casi no tiene fisuras (ese final…ains) hacen de esta invasión una de las mejores de los últimos tiempos.


Hasta aquí nuestra selección. A buen seguro que echáis de menos algún film. Hay cientos¡¡¡

Os animamos a que nos dejéis vuestros comentarios con esos títulos que son los favoritos de las invasiones aliens. Queremos ser invadidos¡¡¡¡

THE MARTIAN [CINE]


Sin duda se esperaba a Ridley Scott con el hacha en mano desde muchos sectores de la crítica, no tanto así sus admiradores y seguidores, que por suerte aún son legión. ‘The Martian’, traducida en España con esa fortuna que nos precede en cuanto a trasliteraciones se refiere como ‘Marte’ (no vaya a ser que alguien se confunda con el título original, ‘El marciano’) ha sido un punto de inflexión en la errática carrera de los últimos años del creador de genialidades como ‘Los duelistas’ o ‘Thelma y Louise’. Tras títulos tan decepcionantes como ‘Prometheus’, ‘El consejero’ o ‘Dioses y reyes’ Scott estaba en deuda con el género de la ciencia ficción que tanto le ha dado y…
 
 
 
 
 
 


 
 
 
 
 
…que él mismo ha sido responsable de convertirlo en referencia. Con la antesala de su nueva secuela ‘Prometheus: Paradise Lost’ y en las labores como productor de ‘Blade Runner 2’, los seguidores de Ridley no las tenían todas consigo ante este nuevo proyecto.
 
 
Con un ambicioso y elaborado libro, obra de Andy Weir, en el que basar el guión y con un reparto de relumbrón, ‘The martian’ se destapa como una evasión pura y dura en la carrera de Scott. Directa, sin moralina, sin tapujos a la hora de mostrarse como un “sencillo” ejercicio de aventura y escapismo. Siguiendo los esquemas de directores como Ron Howard y su ‘Apolo XIII’ o Robert Zemeckis y su ‘Náufrago’, Ridley recoge el testigo y presenta a un personaje en mitad de unas descorazonadoras circunstancias que construyen una historia épica, de valentía y superación. 
 
 
Con el emblemático marco de las llanuras del planeta rojo como telón de fondo (maravillosamente fotografiado y que logra trasmitir esa sensación de absoluta soledad) y un Matt Damon que por arte de magia deja a un lado su eterna cara de niño bueno pero con fondo canalla, hacen del visionado del film una buena dosis de cine de evasión. Sin complejos matices ni dobles lecturas (aparte de ser un panfleto propagandístico a favor de la Nasa) las desventuras espaciales del náufrago estelar se trasforman de la angustia más desesperante a la superación más rimbombante con los acordes de algunos de los mejores temas de música disco de fondo (capítulo aparte la utilización maravillosa del tema de David Bowie ‘Starman’).
 
 
Si parece haber dado en la tecla del público…¿qué le falta entonces a ‘The martian’? Más que faltar, le sobra. Le sobra sencillez en cuanto a su ejecución alocada de los últimos 20 minutos, donde el film se convierte en un carrusel de desacertados desenlaces, tópicos del cine de aventuras más descafeinado y clichés del cine comercial (que en el fondo siempre ha ansiado Scott). Deja un poso de “pudo haber sido pero no…” Una hora y media inicial que roza por momentos el mejor cine de los últimos años del realizador de ‘Legend’ (hay mala leche al mencionar este film, lo sabemos) pero que se desluce con demasiadas lagunas argumentales que solo buscan el final feliz, la palmadita en la espalda y las buenas vibraciones de la eterna fábula de la superación de la raza humana ante las vicisitudes. 
 
 
Un Robison Crusoe enfundado en un traje espacial que reconcilia a buena parte del público de Scott con su cine interestelar pero que deja algunas dudas (razonables) con su giro comercial que trata de vender. Los buenos años en los que nos sorprendía con títulos como ‘American Gangster’, ‘Black Hawk Down’ o ‘Gladiator’ parece que deben seguir esperando. Al menos el disgusto de ‘El consejero’ o ‘Dioses y reyes’ nos lo ha quitado.
 
VALORACIÓN: 6/10

JURASSIC WORLD [CINE]


Tras 22 años de haber asombrado al mundo con la espectacular ‘Jurassic park’ nos llega esta secuela con más espíritu de reboot que de consolidar una saga que ya languidecía en su tercera, y muy olvidable, entrega. Spielberg ya regaló los mandos de la dirección en 2001 a Joe Johnston (‘Jumanji’, ‘Cariño he encogido a los niños’), oficioso pero anodino realizador de la casa spielberiana, y para esta ocasión la productora del antes llamado Rey Midas de Hollywood ha creído conveniente que dirigiese esta cuarta entrega el director de ‘Seguridad no garantizada’, Colin Trevorrow. Desconocido para las majors pero que por esta fortuna de meter la cabeza en la popular saga jurásica…


 
…le ha hecho merecedor de la confianza del estudio para dirigir la secuela de ‘Jurassic world’ y de rebote tener casi un pie y medio en la dirección del episodio IX de ‘Star wars’. Todo un pelotazo. ¿Y el resultado de estas recompensas se ve en ‘Jurassic world’? Seamos sinceros, no.
 
Planteada como un re-inicio de las aventuras que Michael Chricton presentó al mundo en sus dos novelas originales, el guión de esta falsa secuela se antoja de todo menos novedosa. Pese a contar con el tandem compuesto por Rick Jaffa y Amanda Silver, artífices del resurgir de la saga de ‘El planeta de los simios’ (2011-2014) o de las próximas entregas de ‘Avatar’; pese a que el propio director, Trevorrow, también firme el guión y además contase con su compañero en estas lides, Derek Conolly, asombra sobremanera que la trama, las situaciones, los personajes e incluso el desarrollo de la acción suponga para el espectador un continuado esfuerzo a la hora de descubrir novedades o simplemente retazos que hagan brotar una sonrisa de complicidad.
 
 
Homenajes y autohomenajes aparte que ‘Jurassic world’ salpica al público en un intento de recuperar a aquellos jóvenes que hace más de 20 años se quedaron anodados por el despliegue de efectos, aventura y tensión que Spielberg se sacó de la chistera en 1993 (año que paralelamente rodaba la insuperable ‘La lista de Schindler’), poco o nada nos devuelve de manera novedosa esta secuela. Personajes tópicos que predicen antes de hablar lo que va a suceder, diálogos carentes de la chispa que transmitían aquellos lejanos doctor Malcom o doctor Grant, ni tan siquiera los majestuosos dinosaurios que la ILM creó para la ocasión aquí lucen con poderío o asombro. Nuestros ojos ya están tan adormecidos y acostumbrados a los efectos por ordenador que la sorpresa se ha perdido por completo, por lo que basar toda la fuerza de esta entrega en un guión convincente y con gancho se hacía necesario por naturaleza. Pero no, han creído que ir directamente a la bolsa de palomitas (y la bolsa de los billetes) era el camino más rápido para ampliar el público.
 
 
A buen seguro que lo han conseguido. Convertida en número uno en taquilla y batiendo records. Eso sí, a costa de hundir una saga que ya no tenía mucha salida sin un verdadero cambio de rumbo. Hemos vuelto a un parque temático, no tan atractivo como el del 93, pero sí más descarnadamente mercadotécnico, casi como una metáfora hacia la misma saga, que ha pasado de una joya del cine de aventuras a un mero vehículo para vender palomitas. No es despectivo este ejemplo, sino decepcionante. Muchas esperanzas perdidas en un vasto despliegue de F/X carentes de la emoción que se le presuponía. Spielberg, a la sombra durante el rodaje, debió torcer el gesto mientras veía los progresos de la filmación, a la par que su cartera crecía (una vez más) de manera grotesca.
 
 
Trevorrow a reformulado el planteamiento de la casa Spielberg: niños-espectáculo visual-tensión. Pero a diferencia de éste, a Trevorrow le queda mucho camino por recorrer. Ha clavado los clichés del genio pero no ha sabido imprimir su sello inconfundible. De ahí que sus personajes queden vacíos y cual marionetas deambulen entre croma y croma sin saber bien hacia dónde irán. Espectáculo al servicio de un nuevo dinosaurio creado para  la ocasión, el Indominux Rex, que a modo de guiño malsano hacia la evolución genética que pretendía John  Hammond en la Isla Nubla original, no acaba de cuajar en pantalla y flaquea en todo momento en su intención de amedrentar al espectador. De ahí que se vuelva a tirar de “personajes” conocidos para el público: los velociraptores y nuestro querido Tyranosaurio Rex.
 
 
Si bien los primeros han llegado a un estado deplorable de cuasi domesticación (algo que avergüenza hasta en su planteamiento y más en su visualización) el segundo sale de su guarida casi al final del film, a modo de tabla de salvamento para que la platea pueda romper a aplaudir al volver a ver a su antaño enemigo convertido ahora en salvador (una curiosa comparación con Terminator a lo largo de su saga). Nuestro llorado Stan Winston es muy recordado y echado en falta de manera ostensible en esta entrega. Ni atisbo de los animatronics que hacían más cercanos a los dinosaurios que nos hicieron soñar. Los efectos han evolucionado de modo casi realista, pero sin una fuerza en el guión tras ellos quedan en solo eso. efectos sin alma.
 
 
El reparto, con caras más o menos conocidas, tiene su peso en los hombros del omnipresente Chris Pratt, que ya transita por la casa spielberiana preparandose para coger el látigo y el sombrero del doctor Jones. Su imagen de aventurero que está de vuelta de todo, canalla y cínico, no es suficiente para dar contrapartida al resto de personajes, donde Bryce Dallas Howard sale muy mal parada. Ni siquiera los niños consiguen atrapar parte de la tensión que debe encajar en sus escenas (la esfera de paseo es sin duda lo mejor del film). Y poco que decir de ese homenaje nada disimulado a ‘Los pájaros’ donde el bulevard del parque temático se convierte por un momento en una visita a Bodega Bay calcando sin pudor algunos de los emblemáticos planos de aquel mítico film de Hitchcock.
 
 
Volvemos al Jurásico, volvemos a ver correr a los velociraptores, rugir al Indomitux Rex, saturarnos de efectos pero… el vaso de agua que temblaba con cada pisada del Tyranosaurio esta vez no transmite miedo o tensión. Solo un suspiro por la oportunidad perdida.


VALORACIÓN: 4/10

MAD MAX: FURY ROAD [CINE]


Volvemos a las áridas tierras australianas donde todo comenzó hace 36 años. Pero no todo sigue igual, al contrario, la arena es más dura, sucia y el sudor cobra vida. George Miller se ha sacado la espina, a lo bestia, con esta fulminante secuela de su anti-héroe por antonomasia: Mad Max. Nuevo rostro, nuevos personajes, nueva historia pero todo pasado por la quintaesencia del cine espectáculo elevado a la máxima potencia. El motor ruge como nunca, la gasolina fluye con insolencia y la adrenalina sustituye a la sangre en esta explosiva continuación de la epopeya post-apocalíptica más ambiciosa de la carretera. Lejos han quedado aquellos V8 donde nuestro querido Max aporreaba a los salvajes de la autopista. Ahora la locura tiene sentido, la senda del guerrero se ha definido como nunca antes y sabemos por fin que Max nunca se fue, solo estaba meditando cuánta locura mostrar al mundo. No estábamos preparados para tanta…
 


 
 
…demencia. Y eso nos vuelve locos. Situada cronológicamente entre la primera y segunda parte, reconocemos a Max desde el prisma de los villanos. Para que nuestros ojos reconozcan al nuevo héroe versión siglo XXI, el director y guionista George Miller, disfraza la presentación del guerrero de la carretera con difuminados planos, entre sombras y rápidos movimientos de cámara, lo enfunda en una aparatosa mordaza para que el espectador conecte con el nuevo rostro. Mel Gibson puede estar satisfecho, pues su criatura tiene un digno heredero. Tom Hardy hace suyo al icono de la ciencia ficción australiana de forma lineal, distante y fría pero que poco a poco nos irá deleitando con su selección de frases cortantes y acciones aún más esquizofrénicas. La historia no es solo una maravillosa unión de secuencias de acción magistralmente rodadas, hay mucho más. Una trama que subyace bajo las vastas llanuras de desierto. La redención de unos personajes que huyen de su pasado en busca de un futuro incierto pero necesario. 
 
 
Los paralelismos a los clásicos temas del mejor cine de aventuras se erigen como epicentro de este descomunal ejercicio de puro espectáculo visual. La venganza, la traición, la idolatría, la esperanza y el tormento de unos personajes de los que sobresale una portentosa Charlize Theron, que roba a sabiendas cada plano en el film. Un personaje, Furiosa Imperator, hecha a medida de Mad Max, su alter ego femenino que redime cualquier crítica al cine de macho alfa que Miller siempre había impregnado en esta saga. Luce sucia pero poderosa, bella pero implacable. Una diosa de la arena que guarda más de un secreto. Un ardid del director para embarcarnos en esta trepidante batalla por el control de la carne, del futuro y de la vida misma.
 
 
Otro acierto de Miller es incorporar de nuevo como guiño a la trilogía original (entre otros muchos que hay…y si no buscad bien la cajita de música) al actor Hugh Keays-Byrne como Inmortal Joe. Tras su Cortauñas de la primera parte, aquí se eleva como el mejor villano de toda la saga, con permiso de Humungus y Tía Ama. Un malvado de la función que no solo aporta la fuerza visual necesaria con una impresionante caracterización sino que además deja muchas incógnitas subyacentes en sus motivaciones como personaje. Una guerra de poderes entre él y Furiosa Imperator que hace vibrar las casi dos horas de metraje.
 
 
La nueva ciudad presentada como el último oasis viviente, La Ciudadela, tiene una riqueza de personajes, personajes y subtemas que enriquece toda la historia, a priori un simple vehículo de efectismo visual, pero que poco a poco se desmarca como una verdadera tesis del poder de la vida sobre la muerte. La búsqueda de mártires que refuercen la creencia en un futuro esperanzador. Theron y Hardy se combinan a la perfección y dejan entrever que ambas figuras son las dos caras de la misma moneda. El espectador se deja llevar desde el minuto uno por la mitificación de Mad Max, su iconografía y su vertiente más ruda. Escasos diálogos en boca de Max pero que no hacen sino agrandar más su leyenda. Una épica presentación del nuevo loco de la carretera que envuelve de polvo y destrucción todo a su paso. ¿La mejor de la saga? Sin duda. Varios motivos lo avalan: su poderosa fuerza visual que combina elementos de F/X con acción real haciendo muy difícil discernir cuándo empiezan unos y acaban otros. Una banda sonora, a cargo del siempre sorprendente Junkie XL (Tom Holkenborg) que es capaz de combinar las melodías más atronadoras con temas de Ennio Morricone o los Dire Straits, para que los planos visuales sean demoledores así como ciertas figuras en pantalla sean hipnóticas (el guitarrista Doof Warrior). Impagable.
 
 
La riqueza visual de ‘Mad Max: Fury Road’ se debe en gran medida al uso del color en pantalla, una fotografía que juega con los contrastes cromáticos dependiendo del momento de la trama. Un elemento que hace cobrar vida al film, nos hace sentir que estamos sedientos de agua, apenados por la verdad o atemorizados por la incertidumbre. Del mismo modo que el director juega con los términos vida-gasolina, sangre-fuerza, leche materna-futuro, nos hacemos yonquis de este tipo de cine tan necesario y tan poco bien llevado a la pantalla. Pura energía, adrenalina impulsada a golpe de acelerador y motor nuevo y perfectamente engrasado. Larga vida a Max, sed testigos y por que cuando visteis ‘Mad Max: Fury Road’ dijisteis aquello de: “Qué día…qué gran día”
 
VALORACIÓN: 9/10

NOCTURNA FESTIVAL 2015 [ESPECIALES]


El Festival Internacional de Cine Fantástico de Madrid, Nocturna 2015, presentó en los Cines Palafox de Madrid los primeros títulos que podrán verse en ésta nueva edición que se celebrará del 25 al 31 de mayo. ‘Horns’ inaugurará el certamen y contará con la presencia de su director Alexandre Aja, que recibirá el Visionary Award.

La sección Oficial Fantástico presentará títulos como “Infini” (Shane Abess, 2015), un film de ciencia ficción en el que un equipo de elite deberá rescatar al único superviviente de un accidente biológico en una estación minera; “June” ( L Gustavo Cooper, 2015) que nos presentará la historia de una niña huérfana que es poseída por un ente sobrenatural que quiere acabar con la humanidad; o “Kill me three times” (Kriv Stenders, 2014) en la que Simon Pegg encarna al asesino profesional Charlie Wolfe quien recibirá un encargo que lo introducirá en una espiral de muerte y venganza.





Dark Visions, la sección mas indie de Nocturna 2015 nos ofrecerá títulos como “III” (Pavel Khvaleev, 2015) en la que cuando una extraña epidemia asola una aldea europea, una mujer tratará de salvar la vida de…



…su hermana a través de una serie de rituales que la llevaran a un nuevo mundo dentro de su mente donde tendrá que erradicar sus miedos mas profundos. “Hellmouth” (John Geddes, 2014) nos devolverá a las películas de género de los años 50 con la historia de un enterrador que viajará hasta el infierno para salvar el alma de una bella mujer.

Madness la sección oficial que acoge las emociones mas fuertes de Nocturna nos ofrecerá títulos como “Lost after dark” (Ian Kessner, 2014), todo un homenaje a los salseros de los 80 en la que un grupo de adolescentes se enfrentarán a un sádico asesino caníbal. También se podrá ver “Headless” (Arthur Culliper, 2015) el slasher que se podía ver en “Found” (la película fue presentada en el festival el año pasado) y en la que simulando un slasher perdido realizado en 1978 nos presenta a un asesino enmascarado que se deja llevar por una espiral de canibalismo, asesinato, y necrofilia.


Dentro de la sección Panorama podrá verse “Monsters: Dark Continent” (Tom Green, 2014) que transcurre siete años después de los hechos del film de Gareth Edwards. Las zonas infectadas se han extendido por todo el mundo mientras la humanidad lucha por su supervivencia.

Robert Englund (Glendale, California), conocido mundialmente por interpretar el papel de Freddy Krueger en “Pesadilla en Elm Street”, película que se proyectará en el Festival con motivo de los 30 años de su estreno en nuestro país, recibiría el premio Maestro del Fantástico, y además presentará el estreno español de sus dos últimas películas. En la sección Panorama veremos “The Last Showing” (Phil Hawkins, 2014) en la que Englund interpreta a un proyeccionista que tras ser despedido decide vengarse convirtiendo a una pareja de espectadores en los involuntarios protagonistas de su película de terror. Y en la sección Oficial Madness se verá “Fear Clinic” en la que Robert Englund da vida a un doctor trata de curar las fobias de sus pacientes con medios muy poco ortodoxos.

En Radio MKC (Més Que Cinema) tuvimos ocasión de entrevistar a Luis Rosales Diz, director del Festival Nocturna. Aquí tenéis el podcast completo del programa:

http://enacast.com/iframe/89061

Cines Palafox (Madrid)

Situado en pleno centro de Madrid, no sólo es uno de los clásicos cines de referencia de la capital, sino que además es un espacio idóneo para la organización de un evento como Nocturna Madrid. 

Está ubicado en pleno Barrio de Chamberí, en el número 15 de la Calle Luchana, con acceso directo a los transportes públicos de la capital.

Tiene un amplio Hall y tres salas con pantallas de grandes dimensiones. La sala principal cuenta 800 butacas, y las otras dos cuentan con 250 butacas cada una.


SECCIONES:

EN COMPETICIÓN

NOCTURNA OFICIAL FANTÁSTICO (NOFC)

La sección oficial del Festival alberga todo tipo de variantes del género, de la ciencia ficción al terror, thriller, animación, etc. (Ver premios)

NOCTURNA DARK VISIONS (DARK)

Sección competitiva dedicada a las propuestas más innovadoras y transgresoras del género fantástico. (Ver premios)

NOCTURNA MADNESS (MAD)

Sección competitiva cuyas películas destacan por su violencia y/o humor negro convirtiendo la sala en una auténtica fiesta.  (Ver premios)

SHOTS (Sección Oficial de Cortometrajes)

Sección competitiva de cortometrajes en la que se otorgarán dos premios con el sello SHOTS. (Ver premios)


FUERA DE COMPETICIÓN

INAUGURACIÓN & CLAUSURA

Títulos especiales, por su interés o dimensión, que abren y cierran cada edición del Festival.

MAESTROS DEL FANTÁSTICO (MDF)

Sección de homenaje a figuras significativas del mundo del cine de género en reconocimiento al conjunto de su trayectoria.

NOCTURNA PANORAMA (NOFP)

Sección que acoge, fuera de competición, las mejores y más interesantes producciones internacionales de género fantástico.

NOCTURNA PREMIERE (NPRE)

Las últimas producciones españolas de género tienen su cabida en esta sección, con presencias destacadas del equipo artístico y/o técnico.

NOCTURNA CLASSICS (NCLA)

Esta sección retrospectiva acoge las películas que ya se han ganado un lugar en la historia del cine fantástico internacional.

Premios

NOCTURNA OFICIAL FANTÁSTICO (NOFC)

Dentro de la NOFC se otorgarán los siguientes premios con el sello NOCTURNA:

Premio Nocturna “Paul Naschy” a la Mejor Película
Premio Nocturna al Mejor Director
Premio Nocturna al Mejor Guión
Premio Nocturna a la Mejor Interpretación
Premio Nocturna a la Mejor Fotografía o Efectos Especiales

NOCTURNA DARK VISIONS (DARK)

Se premia la mejor película de la sección.

Premio Nocturna Dark Visions

NOCTURNA MADNESS (MAD)

Se premia la mejor película de la sección.

Premio Nocturna Madness

PREMIOS DEL PÚBLICO & SHOTS (Sección Oficial de Cortometrajes)

El público de Nocturna decide, mediante votación popular, los siguientes premios:

Premio del Público a la mejor película
Premio SHOTS al Mejor Cortometraje de Género Fantástico Nacional
Premio SHOTS al Mejor Cortometraje de Género Fantástico Internacional

PREMIOS DE HOMENAJE

Premio Nocturna Maestro del Fantástico
Premio Scifiworld Hall of Fame



EL MINISTERIO DEL TIEMPO [SERIES]


¿Y si juntamos a Marty McFly, Carmen Sandiego, Terminator, referencias pop, guiños cinefilos y literarios, un poco de Ray Bradbury, algo del Doctor Who y un buen puñado de sentido del humor? Pues este es el resultado que los hermanos Olivares han gestado para el mediatico estreno de “El Ministerio del Tiempo”, que el pasado día 24 de febrero de 2015, arrancó en Television española. Aun compitiendo con otras propuestas televisivas ese mismo día, la serie de TVE explotó de manera antológica tanto en su emisión como en las redes sociales, que se inundaron de comentarios incendiarios tanto positivos como los eternos negativos. Es una propuesta arriesgada, interesante y muy bien llevada en estos momentos, pues a pesar de que las series españolas de ficción (no hablamos de las sitcom) tienen buen bagaje y aceptacion entre la audiencia, faltaba un genero por explorar: la ciencia ficción. Pero la SyFy como bien entendemos, no como aquellos locos proyectos como por ejemplo “Pluton BrBnero”. No, aquí los hermanos Olivares han apostado por algo inusual y valiente. España no se caracteriza por apoyar las nuevas ideas pese a contar con excelentes guionistas, narradores y creadores de ficción. No se fomenta la incursión en nuevos géneros y por eso el ver materializado un producto como “MdT” es muy de agradecer. La producción española, acostumbrada a…


…los remakes de series americanas, la translación de ideas foráneas para pisar sobre seguro y no defraudar a la audiencia, tiene puesta una pica en Flandes (nunca mejor dicho) con esta nueva factura en la SyFy. Pero mientras aun tenemos en la retina el espectacular estreno de “MdT” viene bien que desmenucemos todos sus secretos, hagamos algo de critica (constructiva así lo esperamos) y desvelemos aquellos puntos que tantos debates han abierto en las cruentas redes sociales. Niños y niñas, preparaos para viajar a través de puertas temporales, cruzar abismos de tiempo y recordar nuestra historia como nunca antes se haba visto por estos lares. Como dice el responsable del Ministerio del Tiempo: “Somos españoles…no? Pues entonces improvisemos”.


Como ya habréis notado en esta introducción, somos muy partidarios, por no decir que muy fans, de esta serie. Nos ha dejado una impronta muy satisfactoria a nivel de interés, trama y pulso narrativo. No vamos a descubrir nada si decimos que no es la serie definitiva sobre los viajes en el tiempo, ni mucho menos, pero ha sabido tocar los misteriosos cables que nos conectan de manera positiva a las buenas historias filmadas y mejor narradas. Crear entretenimiento, ser ameno, divertido y que el pulso narrativo no decaiga en un episodio piloto, es fundamental para enganchar (o decepcionar) a los futuros posibles seguidores de una serie. Con este primer episodio creemos que han logrado un cuantioso porcentaje de fans y audiencia que a buen seguro aumentaran en el próximo capitulo. En el, tendrán que dar el do de pecho pues los espectadores, incluidos los nuevos que han sido atraídos por la espectacion generada, esperan un doble salto mortal que justifique las expectativas creadas en el primer episodio.


A la cabeza nos vienen títulos de films que tocan el tema de los viajes temporales con mayor o menor fortuna. En este caso, la serie solo mostrara (por lo que parece) lo referido a los viajes hacia el pasado, pero películas como “12 monos”, “Código fuente”, la mencionada antes “Regreso al futuro” u otras tan emblemáticas como “Terminator” se nos vienen a la mente. Por no mencionar la reciente “Interstellar”. Pero no nos volvamos locos. Los hermanos Olivares no quieren ni pretenden crear un dogma de Fe en cuanto a los viajes temporales. Muchos, tras ver la respuesta en redes sociales, acusan a la serie de plagiar, copiar y de defraudar por no estar a la altura de Nolan, Zemeckis o Cameron. No es su juego, la serie no va a hacer sombra al genial guión de Bob Gale para “Regreso al futuro”, no va a intentar ser la obra culmen que pretender ser la película de Nolan, con su controversia incluida, ni tan siquiera la paradoja temporal que supone el primer “Terminator” (que si uno lo piensa bien, no puede suceder a nivel de viaje temporal pues es la pescadilla que se muerde la cola). Como cualquier viaje en el tiempo, hablando de lo reflejado en el cine o TV, partimos de una premisa ficticia, de un entretenimiento, no pretendamos que Isaac Asimov, Carl Sagan o Stephen Hawking nos muestren una clase magistral teórica. Es cine, es television…disfrutemos. Claro que deseamos (y exigimos) un mínimo de coherencia, pero la base es divertirnos, y esta serie cumple a priori este apartado.


Temas, ideas, referencias y ganchos no le faltan a la serie. Tanto a nivel artístico, donde podremos ver en pantalla a lo mas granado de nuestra representacion actoral, como a nivel técnico, el “MdT’ tiene una primera batalla ganada: entretiene. Algo difícil hoy en día cuando el prejuicio ante las series españolas abarca a gran parte de los espectadores. Estamos ante una producción que si saben cuidarla y darle el cariño, empuje y apoyo necesario por parte de TVE, será una pequeña joya a la que podamos referirnos con deleite. Tiene muchos obstáculos, aparte de una parte de la audiencia que tiende a menospreciar nuestra producción patria y es reacia a este tipo de ideas que se presuponen para un nivel mas alto de productora. Es decir, tendemos a creer que la SyFy es un genero solo apto para la maquinaria estadounidense. Obvio, ellos cuentan con mayores medios y salidas para sus proyectos (tanto en series como en films) pero la cantidad no es sinónimo de calidad o originalidad.


Llegando a este termino, originalidad, toca hacerse la terrible pregunta: ¿es original el “MdT”? Sinceramente, creemos que si. No en su gestacion primigenia, donde vemos influencias de la conocida novela de Tim Powers, “La puerta de Anubis”, retazos de “Torchwood” spin off del “Doctor Who”, de la serie “El túnel del tiempo”, mucho de Ray Bradbury y como no, de “Regreso al futuro”. La magia de esta serie es la mezcla de todos esos elementos y su incursión en nuestra propia historia como país. Aderezado todo ello con un chispeante y muy útil sentido del humor que hace que la propia serie no se tome en serio así misma. Una sutil manera de engancharnos a estos viajes temporales pues nos recuerdan en todo momento que somos deudores de nuestra propia memoria colectiva, nos salpican de referencias, mitos y guiños pop que enriquecen la trama y nos animan a continuar este apasionante viaje por los recovecos de nuestra historia.

El argumento juega con ese misterio que tienen los viajes en el tiempo. Se desentiende de coches, cabinas o maquinas que nos transporten a lugares lejanos en el continuo espacio tiempo. Unas sencillas puertas nos conducen a siglos pasados para intentar desenmascarar a aquellos que intentan trastocar el propio sentido de la historia. Pero…¿Que es el Ministerio del Tiempo? Como nos explica el personaje Salvador Marti, jefe del Ministerio, interpretado por Jaime Blanch, este complejo ministerial se fundo en la época de los Reyes Católicos, cuando un rabino desvelo el lugar y su mecanismo a cambio de no ser expulsado del nuevo reino creado por Isabel y Fernando. A través de los años y los siglos, los reyes han conocido este secreto y a diferencia de otros países que guardan variedad de secretos, España solo tiene uno…pero es espectacular.


Lo malo, como en todo ministerio, es que tienes que velar por algún interés que beneficie al estado y en este caso es evitar que las puertas temporales que dan acceso a los diversos siglos pasados sean cruzadas por personajes históricos que busquen modificar dicha historia. Para ello, el ministerio cuenta con una especie de patrullas especiales temporales que viajan de puerta en puerta buscando pasajes secretos que puedan modificar el transcurso de la historia. Como si de unos funcionarios cualquiera se tratase, vemos el ministerio lleno de personajes históricos que defienden el statu quo del tiempo, pero descubriremos que también existen unas facciones ocultas en diferentes siglos que desean alterar el orden establecido. El primer episodio arranca en 2015 con la captación, de forma indirecta y casi extorsionista, de Julian (Rodolfo Sancho) un medico que trabaja en el Samur y que en su vida profesional arriesga demasiado pues en lo personal ha sufrido la terrible perdida de su mujer, Maite (Mar Ulldemolins) dos años atrás. 


Por azar y sin saberlo se cruza en mitad de un incendio con tres personas que han cruzado el tiempo. Inconsciente, es llevado al hospital donde es captado por dos funcionarios del peculiar ministerio, Ernesto (Juan Gea, “Gal”, “Bandolera”, “El perro del hortelano”) e Irene Larra (Cayetana Guillen Cuervo, “Amor idiota”, “El abuelo”, “Todo sobre mi madre”) que le guiaran hasta el centro de Madrid, donde en un abandonado y casi olvidado edificio se haya el Ministerio del Tiempo. Las normas son sencillas, custodiar las puertas para evitar que desde el pasado entren individuos que quieran modificar la historia. No se puede viajar al futuro, según cuenta el jefe del ministerio (concepto que choca frontalmente con la aparición de personajes de otros siglos en nuestro presente, pues para ellos es el futuro…una pequeña pega que seguro mas adelante nos explicaran, aunque nadie se rasgó las vestiduras por este concepto con el maletín de “Origen” y su nunca desvelado funcionamiento). Por cosas del guión, los protas deben comunicarse con su Ministerio cuando están viajando por el tiempo y para ello cuentan con la ayuda de sus teléfonos moviles que, hay que decirlo, logran atravesar el espacio tiempo y conectan nuestro presente con el pasado. No sabemos que tecnología usan, pero la cobertura debe ser al menos de 27G…por lo menos. Con marcar almohadilla, un numero, la fecha en la que se viaja en el tiempo y otra vez almohadilla…tenemos linea directa con el Ministerio. Vamos que con Yoigo no trabajan…

Sin duda, la premisa de ver al genial pintor Velazquez (Julian Villagran, visto en “Impávido”) trabajando para el Ministerio del Tiempo como el que hace los retratos robots de los sospechosos que han viajado en el tiempo o se dedica en su tiempo libre a imitar el estilo de Picasso, es un acierto y de los buenos. Vemos que otros personajes que pueblan el ministerio son también parte de nuestra historia. Desde el elenco principal que acompañan a Julian (Rodolfo Sancho “Isabel”, “No habrá paz para los malvados”, “Al salir de clase”) como Amelia Folch (Aura Garrido, “Hermanos”) que es sacada del siglo XIX por Irene Larra, que a su vez es de 1930; o como el soldado del siglo XVI, Alonso de Entrerrios (Nacho Fresneda, “Hospital Central”), captado por Ernesto antes de ser ejecutado. Queda por desvelar de donde proceden, de ser así, Ernesto y Salvador. Son piezas que han sabido guardarse para próximos episodios. 

La trama se reanuda con la incursión de dos personajes que provienen de 1808, previo a la Guerra de Independencia contra Napoleón, y que sobrevivieron al incendio donde Julian se los encontró. Por ello, Julian, Aida y Alonso cruzan la puerta en dirección a los albores del siglo XIX para neutralizar la puerta por donde han llegado estos intrusos y detener sus intenciones que cambiar el destino de la guerra gracias a las armas que han robado en nuestro presente. Veremos al Empecinado justo antes de llegar a conducir la guerra de guerrillas contra el ejercito invasor de Napoleón. Nuestros protagonistas deberán detener los planes del oficial francés pero entre medias surge el personaje que creemos que dará mayor juego a la serie, Lola Mendieta (Natalia Millan, a la cual idolatramos desde aquella versión teatral del musical “Cabaret”). En principio manipulada por el oficial francés pero pronto veremos que tiene muchos secretos guardados y puede convertirse en nuestra Carmen Sandiego particular en estos viajes temporales.

El reparto esta plagado de caras reconocibles, actores y actrices que han poblado nuestras series y films. Veremos en próximos episodios cameos y actuaciones de por ejemplo Víctor Clavijo como Lope de Vega o a Michelle Jenner de nuevo en la piel de Isabel la Católica. Sera un especial guiño de la serie tanto a sus actores, Rodolfo Sancho y Michelle que se volverán a unir tras el éxito de “Isabel” como un también un homenaje a sus creadores, Pablo y Javier Olivares. Pablo nos dejo el pasado 2014, tras una lucha encomiable contra la ELA. Javier y él sin duda, hablaron de la idea de cruzar de alguna forma sus dos obras y este crossover lo podremos disfrutar. Ambos son unos todo-terrenos de la TV tanto en su trabajo como guionistas como de creadores, a sus espaldas están proyectos, además de “Isabel”, como “Doctor Mateo”, “Los Serrano”, “Víctor Ros”, “Pelotas””Robles, investigador” o films como “Fuga de cerebros”.


Los encendidos comentarios en las redes sociales no se hicieron esperar y nada mas comenzar ya se postulaban los adoradores y los detractores. Todo sea dicho, pasada la primera tormenta en Twitter, los fans prevalecieron a los haters. Algo curioso cuando Twitter suele odiar con mayor facilidad estos estrenos. Estamos sin duda ante el estreno mas mediatico de los últimos años por no decir que el mayor si valoramos las series de predicción española. La historia entretiene, el pulso narrativo es ágil y visual, la ambientacion esta conseguida y las tramas y sub tramas que comienzan a surgir, los universos paralelos y la interacción de los personajes históricos con otros contextos va a dar mucho juego. Todo ello unido a una misteriosa y atrayente narración que puede ser, y confiamos en ello, el bombazo del ano.

Para el recuerdo este primer episodio nos ha dejado suculentos regalos en forma de ingeniosas escenas humoristicas que dan ese toque juvenil y pop que tan bien le sienta a la serie. Ejemplos son las continuas referencias de Julian a “Terminator”, la curiosidad que siente  el soldado del siglo XVI, Alonso de Entrerrios por la alusiones que todo el mundo le hace sobre un tal Alatriste (genial el momento en que roba un ejemplar del libro de Reverte) y sobre todo el momentazo televisivo que pasara a los anales de la historia: cuando Julian, al llegar a una posada del siglo XIX, es preguntado por su nombre y contesta: “Curro Jimenez”. Un fenomenal homenaje al padre del actor, Sancho Gracia, que interpreto al genuino bandolero en 1976. “Chapeau” por los hermanos Olivares y gran dirección de Marc Vigil en este primer episodio.


Pablo puede estar orgulloso de su trabajo, su legado y su obra mas ambiciosa. Queda en buenas manos, Javier velara por ello. El interés del publico ya lo tiene, unos personajes fascinantes, una buena historia que conjuga acción, humor y buen hacer. Pero sobre todo, una legión de admiradores y seguidores que hemos quedados prendados de esta serie. Ahora solo queda pedir que…por favor, TVE…cuida de ella.
 
VALORACIÓN: 7/10

Podéis encontrar mucha mas información en la pagina web oficial de la serie en:

www.rtve.es/television/ministerio-del-tiempo/ o seguir en Twitter en @MdT_TVE

LA SEÑAL [CINE]


Muchas veces, las películas de bajo presupuesto en el género de la Ciencia Ficción nos guardan verdaderos tesoros de ideas e imaginación. Cuando los presupuestos no son desorbitados y la logística para realizar un film no tiene la protección de grandes productoras tras ellas, los creadores de estas pequeñas joyas deben tirar de su ingenio a la hora de intensificar su historia y lograr que la trama vaya in crescendo. Un ejemplo notable en esta manera de filmar es la segunda película como director y guionista de William Eubank (‘Love’ 2011) que como buen amante de la SyFy más longeva, ha sabido captar todos los elementos de la serie B más lograda para levantar este proyecto que arranca como un thriller para a mitad de su metraje transformarse en una angustiosa trama de ciencia ficción con visos de terror psicológico. Un puñado de actores nóveles y el apadrinamiento de Laurence Fishburne (‘Matrix’, ‘Hannibal: series’) como totem misterioso en pantalla, hacen de ‘La Señal’ un…
 
 

…buen disfrute en gran parte de su visionado. Con la excusa de una mudanza, una pareja y un amigo se trasladan en coche hasta California. Los dos muchachos son genios de la informática y tratan en el viaje de encontrar a un hacker, Nomad, que comienza a instigar les. Al hallar la señal que supuestamente emite el hacker, los tres adolescentes llegan a un remoto paraje y lo que en principio parece ser el comienzo de un film de terror se traslada al thriller más setentero de la ciencia ficción.
 
 
El giro que toma el film lo fortalece y aumenta el interés y la fascinación por descubrir qué ha llevado a esos chicos a tal situación. Cuando emerge el personaje de Damon (Laurence Fishburne) la trama se retuerce y combina distintos enfoques para que el espectador comience a sacar sus propias conclusiones. A la cabeza viene enseguida títulos recientes como ‘Chronicle’ (2012) donde la SyFy era utilizada en combinación con las nuevas formas de rodar cine y los elementos eran parecidos a los de ‘La Señal’. El uso de esa atmósfera retro es lo que más enriquece a la película, dándonos pistas falsas (o no) de lo que en realidad sucede.
 
 
El director, William Eubank, se mueve bien con los pocos medios que dispone para narrar la historia y cuando llega el climax final, se nota que toda la producción estaba fijada en esos veinte minutos finales, donde unos muy logrados efectos especiales hacen que la historia flojee. Se inclina por el espectáculo en detrimento de la trama, lo que inunda el visionado de una sensación de deja vu que tira al traste toda la tensión que había acumulado.
 
Un final bastante decepcionante no por la forma de contarlo sino por el contenido. Tantas veces visto en otros films y series. 
 
 
 
Una lástima de conclusión que hace pensar lo que hubiera sido esta película con otro desenlace más original y acorde con la historia que nos narran. Falsos escenarios posibles para la historia, contextos que bailan y sospechosos habituales aparte, el film se mantiene muy bien hasta esos fatales minutos finales donde el espectador se queda con cara de poker al asistir por enésima vez a un final que ya cansa por tantas veces presenciado.

 


VALORACIÓN: 6/10