Carrie Fisher

STAR WARS: THE LAST JEDI [CINE]


MV5BMjQ1MzcxNjg4N15BMl5BanBnXkFtZTgwNzgwMjY4MzI@._V1_SY1000_CR0,0,675,1000_AL_Han pasado dos años desde que Disney relanzara la saga intergaláctica más famosa de la historia del cine con “El Despertar de la Fuerza”, de J.J. Abrams, donde fans, críticos y cinéfilos tuvimos una segunda oportunidad de regresar al Halcón Milenario, a volver a ver a Han Solo, Chewbacca, la Princesa Leia y a Luke Skywalker. Fue un reencuentro para los nostálgicos lleno de guiños, recuerdos y revisitación a lugares y sensaciones ya vividas. Una especie de regalo que no nos preparó para el siguiente episodio de la saga: Los Últimos Jedi.

 

Disney ha girado el timón de la saga, ha propuesto un reset cruel y brusco para cortar por lo sano con todo aquello que recordase a la trilogía original (aún más cualquier referencia a las precuelas y sus midiclorianos). Ya en ‘El despertar de la fuerza’ sufrimos un shock traumático cuando nos sesgaron…

 

(más…)

LA GUERRA DE LAS GALAXIAS [CINE]


25 de mayo de 1977… el día en el que el cine cambió para siempre. Una fecha para recordar, pues todo lo que hasta entonces se entendía como arte y entretenimiento pasó a un nivel superior. La explosión que supuso en todos los ámbitos el estreno de ‘La guerra de las galaxias’ convulsionaría la manera de hacer cine, de disfrutar del cine y de entender el cine. El arte, junto al ocio, rebasaba la barrera de otros fenómenos que esta película comenzó a crear. Los fans, el marketing, las sagas… ‘Star Wars’ generó (y sigue generando) un sinfín de múltiples estratos sociales, culturales e incalculables valores económicos que no parecen tener límites. Tras todo este universo cinematográfico, un nombre: George Lucas. Un prometedor cineasta que puso los cimientos del mayor espectáculo visual y cinéfilo de los últimos cuarenta años. El mito más innovador, aclamado y seguido por legiones de admiradores. Un símbolo de varias generaciones, pues la magia de ‘Star Wars’ amplía cada lustro a cientos de miles de nuevos seguidores. Una manera de entender el cine, de sentir la vida y un cautivador ejemplo de cómo captar la magia de los sueños y transformarlos en la realidad más apabullante rodada en 70mm. Niños y niñas, bienvenidos al origen de todo. Al origen del más espectacular viaje rodado de todos los tiempos. Se apagan las luces…un verde rótulo anuncia: “Lucasfilm Ltd”… y unas enigmáticas palabras que se grabarán en vuestra memoria por siempre: “Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana…”        

  

 
 
 
El mérito de Lucas es inapelable. Se puede criticar su modo de crear este singular universo. Si tomó prestadas demasiadas licencias o ideas de otras fuentes a la hora de escribir el guión. Mil excusas se pueden dar. Pero nadie puede cuestionar que la simbología de ‘Star Wars’ ha traspasado el cine, ha llegado a la cultura popular. La hemos hecho nuestra, pertenece a nuestro imaginario colectivo. Palabras como Jedi, wookie, Halcón Milenario, Estrella de la Muerte, Ala X, caza TIE, sable luz, jawa, Stormtrooper… o personajes como Darth Vader, Luke Skywalker, Han Solo u Obi Wan Kennobi, son ya términos que utilizamos en multitud de ocasiones. Hacemos referencias, símiles y metáforas constantes a la magia que creó este barbudo director. “Que la fuerza te acompañe…” debería pertenecer ya a la RAE.
 
 
 
Queda lejano su estreno, tanto como la galaxia a la que hace mención la primera frase que vemos en pantalla. Pero sigue siendo vital, fuerte en transmisión e inmortal como ejemplo de auténtico cine de evasión. Una proeza que se levantó contra todo obstáculo. Nadie daba nada por ella. No se confiaba en la labor de un novato director que encima se había metido a guionista. ‘THX-1138’ (1971) y ‘American graffiti’ (1973) eran los pocos créditos que Lucas cosechaba antes de ser engullido por el gigantesco monstruo que fue la saga galáctica.
 
 
 
Sin embargo, como en pocas veces en la historia del cine, el visionario ganó al ejecutivo. Un inicio grandioso, que nos sumerge en una historia épica. Con malvados imperiales que dominan la galaxia, rebeldes que desean liberarla y unos míticos caballeros jedi que simbolizaban la libertad y la esperanza. Un elemento narrativo que Lucas usa con destreza. No tenemos tiempo para presentaciones de personajes, no. Nos arrastra desde el primer minuto a una odisea cinematográfica que en el transcurso de la trama adopta dimensiones trágicas, casi de ópera.
 
 
 
Una princesa atrapada por el villano más famoso y cruel del cine, Darth Vader. Un joven aprendiz que deberá seguir el camino de los antiguos maestros para poder enfrentarse al malvado. Un anciano guía, que posee los arcanos secretos de una orden. Y un canalla desvergonzado, contrabandista y mejor aliado. Juntos forman el paradigma de la amistad contra la vileza. Una historia mil veces contada pero nunca antes mejor narrada. Podemos ver influencias de las leyendas del Rey Arturo, espadas míticas incluidas; referencias a poderes por encima de los hombres; paralelismo con la religión (profecías, elegidos, rituales…); influencias del western, de la aventura fílmica por excelencia; una historia de amor; enfrentamiento entre antiguos rivales; una amable comedia de dos droides (verdaderos protagonistas de la saga y únicos, junto a Obi Wan, en salir en todas las entregas).
 
 
‘Star Wars’ contiene tantos y buenos elementos que por eso gusta a tantas y variadas personas. Todos podemos escoger lo que más nos atrae, qué parte de la historia nos motiva, tenemos temas tan variados que la narración siempre nos dará lo que buscamos. Ese es su gran secreto, su razón de ser. Es la representación en pantalla de todos los mitos, las leyendas, las aventuras y esperanzas que siempre hemos ansiado vivir. Una frenética puesta en escena que cuida los detalles. Sorprende aún pasados casi 40 años. Generaciones de jóvenes (hoy padres) que mantienen el mismo espíritu de vitalidad, nuevos admiradores que aumentan el número de fans que prosiguen con la mítica saga. Una película no sólo recomendable, sino casi de imperdonable no visión.
 
 
 
Trama y personajes avanzan con el espectador. En una mecánica que roza la perfección. Toca los elementos claves para que el público se sienta identificado en todo momento con los iconos representados en pantalla. Los actores desaparecen, sólo vemos al personaje. No importa la veracidad de lo que cuentan, sino el cómo lo cuentan. Y el mensaje tiene una fuerza arrolladora. Impensable en 1977 y aún hoy inigualada. Lucas sacó de una mezcolanza de ideas, gustos y pasiones el mayor logro cinematográfico de las últimas décadas. Cambió la forma de narrar. La manera de rodar, el modo de vivir el cine. Desarrolló métodos y modos de lenguaje fílmico que hoy nos parecen lógicos, pero en aquella época parecían descabellados.
 
 
 
Y qué decir del viaje al hiper espacio que significa su música. John Williams era ya por entonces un grande, desde esta película es sin lugar a dudas el único y verdadero dios de la música para cine. Los demás son meras caricaturas de su grandeza. Una obertura digna de las hazañas más prodigiosas, unos temas líricos que nos acunan entre las estrellas y un explosión final que nos eleva al infinito, donde habitan imaginación y sueños.
 
 
 
El fenómeno fan, tan arraigado en nuestra cultura, surgió de aquí. Antes del episodio IV no había nada, sólo oscuridad. El que aquí suscribe es un acérrimo y leal súbdito de las campañas de nuevas ediciones de esta película. Sólo en VHS la tengo en tres ediciones diferentes, la más longeva de 1990 que inauguraba el catálogo de la CBS-Fox de venta en vídeo doméstico. Más tarde vendría un Laserdisc, DVD y Blu-ray. Unas en edición sencilla, otras con la saga completa. Todo es poco para profundizar más en el cosmos infinito de ‘Star Wars’ y Lucas conoce mis debilidades hacia el reverso tenebroso de su cuenta corriente. Las misteriosas primeras letras del prólogo nos auguraban un futuro prometedor, pero aún más un pasado que deseábamos conocer. No hay (o al menos no debe pertenecer a este planeta) ningún ser sobre la Tierra que no haya oído, visto, comentado o escrito algo relacionado con ‘Star Wars’. Es universal. Una fuente inagotable de imaginación. Un poderoso refugio donde podemos volver a ser niños, a seguir siendo hombres y regresar con los nuestros sabiendo que los sueños existen. Aunque estén en una galaxia muy, muy lejana…
 
VALORACIÓN: 9/10
 
 
Cotilleos de VideoClub:
  • Continúa recaudando taquilla desde su estreno. 780 mills. dólares. Por los ajustes que se hacen a la inflación sería la más taquillera de la historia. Fue la segunda película en la historia en recaudar más de 100 mills. tras ‘Tiburón’ (1975, Steven Spielberg). El presupuesto inicial era de 8 millones pero ascendió a 11, algo impensable hoy en día.
  • Fue rechazada por United Artist o Universal por su disparatado guión. Lucas ofrecía el proyecto como si de una película de Disney se tratase.
  • La historia y el guión fueron escritos por Lucas, aunque los productores Willard Huyck y Gloria Kazt (amigos de la universidad de Lucas) escribieron muchas partes. Brian DePalma (‘Los intocables’, 1987) también escribió varias secuencias.
  • Los primeros borradores de Lucas presentaban a Luke como un anciano general y a Han Solo con el aspecto del mercenario Greedo.
  • Fue promovida por la Fox en la ComicCon de San Diego, pues creían que serían los únicos interesados en la temática del film. El interés del estudio surgió más por los bocetos conceptuales del dibujante Ralph McQuarrie que por el guión en sí.
  • El título no gustaba a la Fox pues restaría público al contener la palabra guerra. El subtítulo, ‘Una nueva esperanza’, se puso en 1981. Nunca se trató de un proyecto que fuera a tener secuelas. Era tal la desconfianza con el film, que a la Fox no le importó que Lucas se quedase con los derechos de marketing derivados. Los primeros en interesarse por producir elementos de la película fue Kenner Toys, que lanzó una gama de muñecos de acción. Arrasaron, son piezas de leyenda.
  • George Lucas creó un departamento para los F/X, nadie creía en ello, pero demostró que los 5 mills. gastados en un taller llamado ILM (Industrias Light & Magic) marcarían el devenir del género.
  • Para la princesa Leia se barajó a Melanie Griffith, Jessica Lange, Meryl Streep, Sigourney Weaver, Sissy Spacek o Kim Basinger entre otras.
  • El papel de Han Solo fue ofrecido antes que a Harrison Ford (no querían a nadie de anteriores films de Lucas) a James Woods, Perry King, Robert DeNiro, Jack Nicholson, Al Pacino, Bill Murray o John Travolta.
  • El personaje de Luke fue ofrecido a William Katt (‘El gran héroe americano’)
  • La voz de Darth Vader (versión original) no era la del actor que lo interpretaba, David Prowse, pues sonaba ridícula. Fue doblada en post-producción por James Earl Jones (‘Conan’, 1982), aunque Lucas deseaba a Orson Welles. El sonido característico de su respiración se consiguió gracias a un regulador de buceo, obra de Ben Burtt que obtuvo el Oscar a los Mejores Efectos de Sonido.
  • Peter Cushing (Moff Tarkin) rodó sus escenas en 4 días, no confiaba mucho en el proyecto, al igual que Alec Guinness (Obi wan). en un primer momento, Lucas pensó en intercambiar los personajes y los actores.
  • C3PO se basa en el androide ‘María’ de la película de Fritz Lang ‘Metrópolis’, 1927. La voz del actor, Anthony Daniels, se iba a doblar por Mel Blanc, autor de las voces de los dibujos de la Warner Bros.
  • Jabba el Hutt aparecía en el guión original, pero por problemas de realización no se incluyó hasta la versión de 1997.
  • Fue la primera película de Sci-Fy en estar nominada a Mejor Película.
  • Lucas quería utilizar música clásica, como hizo Kubrick en ‘2001’, pero Spielberg le presentó a John Williams.
  • Se rodó en los estudios de Londres, exteriores en Túnez, Guatemala, Méjico, Arizona y California.
  • Ganó 7 Oscars: Vestuario, Montaje, Decorados, Música, F/X, Sonido y Efectos de Sonido. Aparte de estar nominada a Mejor Película, Director, Guión y Actor Secundario (Alec Guinness). 
  • ‘La fortaleza escondida’ de Akira Kurosawa, 1958, es la principal referencia de Lucas al rodar ‘Star Wars’. Como también fueron influencias a la hora de escribir el guión los seriales de ‘Flash Gordon’, pasajes y localizaciones de la novela ‘Dune’ de Frank Herbert, escenas de la película ‘La batalla de Inglaterra’ (1969) y de ‘El triunfo de la voluntad’ (1935).
  • Desde su estreno en 1977, ‘La guerra de las galaxias’ ha experimentado numerosas revisiones, modificaciones y ampliaciones tanto en su metraje como en su técnica, siempre a cargo del propio director, George Lucas. De ese modo, ya en 1979 tuvo su primera re-modelación. Seguidas de otras tantas en 1981, 1982 y 1997, ésta última con escenas eliminadas en su estreno. En 2000 y 2004 se añadieron nuevos elementos de efectos sonoros y especiales a las versiones de DVD. En 2006 volvió a re-editarla en DVD pero en su versión original sin alteraciones junto a la modificada. Con la llegada del Blu-ray, en 2011 se lanzó una ambiciosa edición con toda la saga (original y precuelas).
  • En la edición en DVD del 2004 se añadía, aparte de numerosos extras, el magnífico documental  ‘El imperio de los sueños’. 
  • Al igual que con las precuelas, se lanzará en 2015 una versión de ‘La guerra de las galaxias’ en 3D.
  • Pequeños errores para ojos expertos: A) en la cabina del Halcón Milenario se ven colgados unos dados dorados que más tarde desaparecen. B) en la jeringuilla con la que torturan a la princesa Leia se puede leer “Made in England”. C) en varias escenas podemos ver los verdaderos ojos de Darth Vader a través de su casco, cuando una luz rojiza incide sobre ellos D) en la versión de 1997 vemos a Greedo junto a Jabba hablando con Han Solo, algo difícil si éste había acabado con el mercenario en la cantina segundos antes. E) en la batalla final, el piloto Porkins (Rojo 6) muere, pero luego el jefe del escuadrón pregunta: “Rojo 6 ¿ves a Rojo 5?” y una voz le responde. F) seguro que todos habéis visto cómo un soldado imperial choca su cabeza al tratar de pasar por una puerta. Os reto a que encontréis muchos más detalles de esta insuperable obra maestra. Vuestros comentarios serán tratados con toda la fuerza imperial y contestados por el Lado Oscuro.    

EL IMPERIO CONTRAATACA [CINE]


El cine y su modo de entender como espectáculo de evasión había cambiado en 1977. La persona responsable de tal cambio fue George Lucas. Con una película, su tercera como director, lo que se entiende como entretenimiento de masas lo aglutino en dos horas de pura evasión cinematográfica. Tal prodigio de imaginación se llamó ‘La guerra de las galaxias’. El cine desde entonces no sería lo mismo. Había nacido el fenómeno Blockbuster, la película del verano o como otros llaman a este movimiento, el fenómeno fans. El mérito de Lucas radicó en intentar poner su visión en un proyecto en el que creía a ciegas y gracias al apoyo del productor del estudio, Alan Ladd jr, el mundo descubrió una palabra: merchandising. La obtención de beneficios derivados de la imagen o conceptos de una película nunca se había dado en la historia del cine. Lucas fue la comidilla y objeto de burlas cuando consiguió reducir su sueldo como guionista y director a cambio del control total de los beneficios futuros que consiguiera con la película. Tras el estreno, nadie volvió a reírse. Miles de millones de dólares desde entonces han ido ingresando en la cuenta bancaria de Lucas.

Leyendo la  Carátula:


Huyendo del malvado Imperio Galáctico, los rebeldes abandonan su nueva base en el mundo helado de Hoth. La Princesa Leia, Han Solo, Chewbacca y el droide C-3PO  escapan en el Halcón Milenario, pero son perseguidos por Darth Vader. Mientras tanto, Luke Skywalker y el droide R2-D2 siguen el consejo de Obi-Wan Kenobi para recibir entrenamiento Jedi del Maestro Yoda en el pantanoso mundo de Dagobah. 


                         
 
Rebobinando:
 
El hecho de controlar las película en ese sentido logro que un imperio, y no galactico precisamente, se creara alrededor de LUCAS. Figuras, juegos, camisetas, tazas o cualquier objeto impensable que llevara impreso el logotipo de LucasFilm era sinónimo de ese imperio. La película se convirtió en la más taquillera de la historia, recibió 6 Oscars y estuvo en pantalla más de un año. Fue un éxito sin precedentes que aupo a LUCAS al mismo estatus que hoy se tiene por DISNEY. Gracias a una película de ciencia-ficción un hombre controlaba todos los aspectos de sus futuras películas: reparto, presupuesto, distribución, montaje y merchandising. Se convirtió en el ORSON WELLES del fin de milenio cinematográfico.
 
                       

Los posteriores proyectos en los que estuviera vinculado el apellido LUCAS significaban espectáculo. Gracias al entramado que se formó relacionado con LA GUERRA DE LAS GALAXIAS, Industria Light and Magic dedicada a los efectos especiales o el Skywalker Ranch para desarrollar efectos sonoros, LUCAS promovió numerosas películas. Pero porque todo el mundo esperaba era una continuación a la historia contada LA GUERRA DE LAS GALAXIAS. No hubo que esperar demasiado pues en 1980 los millones de seguidores de la película tendrían su recompensa. Y de qué manera.

La película había terminado con un final abierto, pues el personaje antagonico y villano no había sido eliminado, tal vez derrotado, pero salió con vida. Un detalle que los fervientes y nuevos seguidores de lo que se convertiría más tarde en una saga se percataron. EL IMPERIO CONTRAATACA significaría para todos los amantes del cine que algo nuevo y trepidante se fraguaba en la Meca de los Sueños. El cine se embarcaria en uno de los viajes cinematográficos más apasionantes de su historiaEl espectáculo visual que destila cada secuencia de EL IMPERIO CONTRAATACA nos hace vibrar desde el inicio. Las miticas secuencias de apertura de las películas de esta saga nos hacen agrandar los ojos en cuanto vemos como los rótulos comienzan a deslizarse ante nosotros mientras la poderosa y envolvente música de JOHN WILLIAMS nos acelera el pulso. Los millones de seguidores que aman estas películas de épica espacial nunca lo confesaran abiertamente, pero el secreto más guardado entre ellos es que esta segunda parte de la primera trilogia (aunque también es una segunda trilogia si lo vemos cronológicamente, algo lioso, lo sé) es la mejor película de toda la saga.

 
Los motivos pueden ser varios y de diferentes puntos de vista dependiendo de quien opine. Es la mejor por el hecho de que los personajes estén muy bien definidos y no sean meras caricaturas o arquetipos. Se indaga en aspectos complejos de las relaciones entre los personajes, lo que eran trazas en la anterior película en ésta queda definido impecablemente. Los lazos de amistad, amor, lealtades y traiciones así como un completo ambiente de ensoñamiento durante todo el film, hacen que EL IMPERIO CONTRAATACA se convierta en el capítulo más maduro y complejo de toda la saga. Las repercusiones que la trama desvela y que dejan en ciertos momentos perplejo al espectador tienen su cumbre en las secuencias finales, donde la película deja para la posteridad una de las escenas más famosas en el cine.
 
Otros valoran esta película por suponer un reto tan difícil de realizar tras el enorme éxito de la anterior entrega, que sólo se puede elogiar el modo de resolver la trama, la dirección que toda la historia toma. Si la primera parte era pura épica y aventura, en ésta el verdadero drama se cruza con la acción, el argumento tiene el peso específico para transformar una película de ciencia ficción en una película de personajes. El éxito radica en dar el valor que se le dio a un magnífico guión lleno de excelentes secuencias, escenas muy bien resueltas y diálogos vivos y de genial factura. Es obvio si tenemos en cuenta que tras el guión se hallaba Lawrence Kasdan, un magnífico guionista y más tarde director. A él le debemos que alguien se atrevería a realizar una versión de PERDICIÓN de Billy Wilder, la llevara a nuestros tiempos y la perfumara con el manto del cine negro en una estupenda adaptación que se llamó FUEGO EN EL CUERPO. Otros guiones suyos son EN BUSCA DEL ARCA PERDIDA, SILVERADO, REENCUENTRO o GRAND CANYON. El sello de Kasdan se nota al ser un director y guionista de personajes más que de acciones. Por ello el otro factor de la película también resultaría decisivo.
 
                       
 
La dirección corrió a cargo de IRVIN KESHNER, un director no muy en alza en esos años pero con experiencia en dirección de actores, un motivo que la primera parte adolecia por su ausencia. Su filmografia anterior cabe destacar EL OJO DE LA AGUJA, drama de espías en la II Guerra Mundial, y el hecho de que no fuera el director GEORGE LUCAS obedece a que se dedicó a las tareas de productor ejecutivo, controlando cada aspecto del film, desde su creación hasta su distribución. Lucas se convertía en el nuevo DAVID O’SELZNICK de Hollywood. Pero quizás a que delegó en otro la dirección la saga tuvo un impulso que nadie
esperaba. Las secuencias de efectos especiales y acción jalonan la película pero los momentos intensos de drama, de intimidad y exploración de personajes, revalorizan a EL IMPERIO CONTRAATACA como una película muy superior a la media.
 
                         
 
Los actores, dentro de lo que cabe, hacen lo que pueden. En una vasta producción como ésta es de esperar grandes interpretaciones, pero nada más lejos de la realidad. El unirverso de esta saga es tan enorme que engulle cualquier atisbo de genialidad interpretativa. Es más, se anula. Y aunque pudiera ser un motivo negativo es todo lo contrario. Los personajes, la historia y cómo se desarrollan tanto unos como otros, hacen que el espectador no vea a los actores, sólo los personajes tienen vida dentro de la historia. Al decir esta afirmacion, uno podría pensar que la actuación de los actores es soberbia pues no distrae al espectador. Difícil, pues Mark Hammill no era, ni fue, un prodigio de la interpretación.
 
                        
 
Su papel es tan básico, es el héroe, que todo matiz o sutileza de emociones pasa desapercibida. Carrie Fisher, la princesa Leia, tiene un mayor bagaje como actriz y defiende bien el dualismo que siente por los personajes de Luke y Han. En cuanto a Harrison Ford por aquel entonces el aura de estrella se cernia sobre él con más fuerza que la valoracion como gran actor, que lo es, y tuvo que pasar varios años para que los papeles con fuerza interpretativa le llegasen.
 
                        
 
Por tanto, los factores dirección y guión se reflejan en varias escenas. Por orden cronológico la primera que llama la atención es el pasaje donde Luke se enfrenta a sus miedos en el planeta donde aprende a ser Jedi junto Yoda, mostrándonos la mente del joven en un combate soñado contra Vader, descubriendo que tras la máscara se haya el rostro del propio Luke. Otra escena es cuando a Han Solo lo van a encerrar en una cámara de criogenizacion, y justo antes de eso la princesa Leía le dice: “Te amo”. A lo que Han Solo con su habitual tono desafiante y canalla contesta: “Lo sé”, resumiendo quizás su compleja personalidad con dos palabras que nadie espera, demostrando una arrogancia, superioridad y seguridad en sí mismo ante el hecho de que puede morir en ese instante, que deja al espectador con la boca abierta mientras la música de John Williams inicia un crescendo. La última escena que resume lo anteriormente expuesto es en el combate final de Vader contra Luke en Bespin donde se desvela en una sola frase el destino de toda la saga y la esencia misma de todos los personajes.
                          
 
Darth Vader le dice a un derrotado Luke lo siguiente cuando éste le acusa de haber matado a su padre (ATENCIÓN SPOILER) :”No. Yo soy tu padre”. En ese momento todos los espectadores de la sala de cine debieron quedar mudos y asombrados. El cine había creado un mito.
El espectáculo que ofrece EL IMPERIO CONTRAATACA es innegable y su capacidad de seduccion y atracción es continua. No hay un momento de tregua en todo el metraje y la sucesión de acontecimientos no te deja apartar la vista de la pantalla. El cómo transcurre la historia y la incorporación de nuevos personajes a la trama, como los inolvidables Yoda y Bobba Fett, hacen de esta película el claro ejemplo que rompe la norma sagrada no escrita de que segundas partes nunca fueron buenas. EL IMPERIO CONTRAATACA es la prueba de que sí pueden ser buenas, incluso mejores que sus antecesoras. Hay otras tres que meto en este saco imaginario de grandes segundas partes: LA NOVIA DE FRANKENSTEIN, EL PADRINO II y ALIENS EL REGRESO. Son a mi juicio, sí es que aún me queda entre tanta pasión cinéfila, las mejores segundas partes que se han rodado.
 
                        
 
EL IMPERIO CONTRAATACA tenía la difícil prueba de no defraudar a millones de seguidores de este nuevo credo inventado por George Lucas llamado STAR WARS, y no sólo consiguió entusiasmar a todos ellos, público y crítica también, sino que ademas puso el listón tan alto que la tercera parte de la saga, EL RETORNO DEL JEDI, fue prácticamente una decepción para todos.
Fue la constatación de que Lucas se había convertido en un mercader, en un hombre de negocios y puro marketing, pues con esta tercera parte sólo pensaba en recaudar dinero a toda costa, menospreciando la historia, la trama y los personajes, llevandolos a escenas ridículas, infantiles y destinadas a dejar una empalagosa sensación de buenas intenciones. Pero esa es otra historia.
 
                         
 
Para terminar con los motivos para ver EL IMPERIO CONTRAATACA, dejaros en la mente una última escena, la escena final de la película. Con Luke y la princesa Leia abrazados frente a un gran ventanal de una nave, mientras sus androides, C3PO y R2D2, les acompañan. La cámara se aleja con este cuadro hacia afuera, hacía el espacio, poco a poco. Mientras ellos miran hacia el vacío de las estrellas, vemos como la armada rebelde se reagrupa. En el pensamiento de ambos personajes queda la duda de sus pérdidas, el amor de ella por Han Solo, que ha sido congelado y vendido; y el revelado secreto de Darth Vader a Luke confesandole ser su padre. Todas estas historias sin final quedan suspendidas en el espacio infinito, mientras tanto la cámara sigue alejándose más y más del ventanal por el que miran nuestros protagonistas. La música, casi en un adagio prodigioso, sube hasta que la fanfarria se funde con los títulos de crédito finales. Apoteosico.
 
                             
 
Cotilleos de Videoclub:
  • La película más taquillera de 1980.
  • Paul Verhoeven, ‘Robocop’, fue seleccionado para dirigirla.
  • Los AT-AT (naves caminantes en la nieve) fueron inspirados por las máquinas para caminar de HG Wells en “La guerra de los mundos” y su aparición se basó en las grúas de pórtico que se utilizan en la mayoría de los puertos de embarque en los EE.UU. Se estudiaron los patrones de caminar de los elefantes para hacer los movimientos parecen lo más realista posible.
  • Tener a Han Solo congelado en carbonita era (al menos en parte) por el hecho de que no estaban seguros de que Harrison Ford podría regresar para una tercera película. Cuando el original de ‘La guerra de las galaxias’ se hizo (1977) Carrie Fisher y Mark Hamill  firmaron un acuerdo para tres películas, pero Harrison Ford se negó. Ford incluso pidió a George Lucas matar a Solo, ya que el personaje había desempeñado su papel, pero Lucas no accedió, diciendo que aún tenía una parte heroica por ver de Han Solo en El retorno del Jedi (1983).
  • Fue el rodaje de la saga más largo, 170 días.
  • Billy Dee Williams (Lando Carrisian) fue seleccionado como Han Solo en ‘La guerra de las galaxias’.

Valoración: 9