Anuncios

100 MOTIVOS PARA QUE ROBERT DE NIRO DEJE EL CINE [Especiales]

La verdad que sí. Han pasado casi 50 años desde su primera aparición en el cine. En aquel lejano 1965 (‘Tres habitaciones en Manhattan’) un joven De Niro comenzaba una espectacular carrera que le codearía con las bestias de la interpretación. Ha sido considerado desde siempre como el mejor actor de todos los tiempos (en eterna lucha con Marlon Brando o Al Pacino) pero la capacidad para re-inventarse de este monstruo de la pantalla es única. Ahora bien, De Niro ha realizado a fecha de hoy 100 películas como actor. Todo un logro. Un enorme número de grandes actuaciones. Pero la pregunta es la siguiente: ¿Qué tiene que demostrar ya?









Desde hace bastantes años, el propio personaje creado por el actor ha ido engullendo su propia fama. Unas veces actuando en papeles que eran meras copias de sus enormes trabajos. Otras, directamente parodiándose así mismo. Un mal ocaso de este neoyorkino nacido en 1943. Fue su gran mentor y amigo Martin Scorsese el que destapó el frasco de las esencias del genial actor en ‘Malas calles‘ (1973), tras ésta, vendría un título que le encumbró entre los dioses de la actuación. Coppola le regaló el papel que Brando interpretó dos años antes. ‘El padrino II‘ supuso el cenit de De Niro, Oscar como Mejor Actor Secundario incluido. No tardó en volver a asombrar junto a Scorsese (repetiría hasta en 8 ocasiones) con ‘Taxi Driver‘ (1976), encadenando buenos papeles como ‘Novecento‘ (1976), ‘El último magnate’ (1976) o ‘El cazador’ (1978).


Volvería a ser Scorsese el que le diera su segundo Oscar (esta vez al Mejor Actor) con ‘Toro Salvaje’ (1980). Abriendo una década con altibajos como las flojas ‘El rey de la comedia’ (1982) y ‘El corazón del ángel’ (1987) o grandes obras como ‘Érase una vez en América‘ (1984), ‘La misión’ (1986) y ‘Los intocables de Elliot Ness’ (1987). Tocó en ocasiones la comedia con desigual fortuna en estos años: ‘Huída a medianoche’ (1988), ‘Nunca fuimos ángeles’ (1989). Pero no sería hasta 1990, una vez más Scorsese, con ‘Uno de los nuestros’ que volvería a la cima. A partir de entonces, el mito de De Niro se mezcló con el actor. Su nombre ya era sinónimo de gran actuación, aunque el film en el que trabajase fuese ínfimo (‘Cartas a Iris’, 1990, ‘Despertares’, 1990, ‘La noche y la ciudad’, 1991 o ‘Llamaradas’ ,1992). Tal vez por eso, no se explica bien el remake que hizo junto a su director fetiche: ‘El cabo del miedo‘ (1991).



Llegó entonces su inquietud por dirigir. Con ‘Una historia del Bronx‘ (1993) unía su actuación a unos personajes que siempre le perseguirán. Estimable film, al igual que su otra realización como director, ‘El buen pastor’ (2006). Pero los 90’s fueron sólo un modo de engordar su cuenta corriente con meros papales sin trascendencia (‘Sleppers’, 1996; ‘Vida de este chico’, 1993; ‘Fanático’, 1996; ‘Cortina de humo’, 1998; ‘Jackie Brown’, 1997) donde ya comenzaba a asomar las primeras parodias de sí mismo. La descabellada ‘Frankenstein‘ (1994) sería el último arriesgado papel de caracterización de su carrera. Salvando de la quema esta década con dos títulos irreprochables: ‘Heat’ (1995) y ‘Casino‘ (1995).




Fue en 1999 cuando De Niro dio el salto definitivo a su decadencia. ‘Una terapia peligrosa‘, aunque estupenda comedia, deja a las claras que el actor a sucumbido a su personaje, no a gusto hizo secuela de ésta. Repetiría en ‘Los padres de ella’, 2000 (con dos secuelas más). Extraños papeles como los de ‘Las aventuras de Rocky y Bullwinkle’, 2000; ’15 minutos’ o ‘The score’, ambas en 2001. Aparatosas interpretaciones como ‘Showtime’ (2002) o ‘El enviado’ (2004). Para ir cayendo poco a poco en la desidia (hasta su rostro lo refleja en la pantalla) con títulos como ‘Asesinato justo’ (2008), ‘Machete’ (2010), ‘Sin límites’ y ‘Asesinos de élite’ (2011); ‘Luces rojas’ (2012); ‘Caza humana’, ‘Plan en Las Vegas’, ‘Malavita’ y ‘La gran revancha’ todas estas en 2013. Sólo se podría destacar los apenas 3 minutos en los que aparece en ‘La gran estafa americana’ (2013). Un registro muy bajo para alguien que se comía la pantalla.



Es una sombra de lo que fue. No se puede ocultar. Juega con su propio ego, se nutre de su pasado de gran actor y engrosa nuevos títulos que sólo hacen menoscabar la genial carrera de un actor camaleónico y genuino. Del mismo modo que otros grandes de la interpretación han retirado sus guantes, como Gene Hackman, Sean Connery o Jack Nicholson, antes de caer en su propia auto caricatura, De Niro debería recordar el por qué de sus 2 Oscars, 2 Globos de Oro, otros 42 premios más y 50 nominaciones. 100 películas es un bonito número para retirarse de una magnífica carrera que tiene todos los visos de mostrarnos la decrepitud de un mito. 
Anuncios

¿DÓNDE ESTABAS EN 1986? [Especiales]

Iniciamos esta serie de especiales (un total de 10, uno por año) que recorrerá toda la década con los hechos más notorios, tanto históricos como sociales, acontecimientos que asombraron al mundo, noticias impactantes y sobre todo los estrenos de las películas que marcaron cada año. Comenzamos con uno de los años más moviditos en temas internacionales, en plena guerra fría (los malos seguían siendo los rusos…). Hubo numerosos hechos que nos dejaron impactados. Aquí, en España, aún veíamos las cosas con ojos de niños…









SABÍAS QUE EN 1986…?

  • 73 segundos después de su lanzamiento desde Cabo Cañaveral (Florida, EE.UU.) la lanzadera espacial «Challenger», con siete tripulantes a bordo, estalla a 16 km de altura. Ninguno sobrevive a la tragedia. (28 ENERO)





  • Estreno de ‘TOP GUN’ de Tony Scott. Las Ray Ban y Tom Cruise volvían a triunfar en una cinta llena de tetosterona, ridículo planteamiento y muchas barras y estrellas.






  • En España, el gobierno del PSOE, convoca un controvertido referéndum para decidir la permanencia en el seno de la OTAN, a la que pertenece desde 1982. El 52,5% de los votantes optará por dar el «sí» a la permanencia, el 39,8 % votará en contra. (12 MARZO)

  • Se estrena ‘TODO EN UN DÍA’ de John Hughes estupenda comedia que refleja la nueva juventud de los 80’s, más preocupada por pasárselo bien que ir de Erasmus, aunque eso es casi lo mismo.
  • Vincente Minnelli (‘Un americano en París’) cineasta estadounidense, fallece. (25 JULIO)






  • ‘CUENTA CONMIGO’ de Rob Reiner mezcla con genialidad amistad adolescente, misterio y ganas de vivir.











  • Bon Jovi: ‘Slippery When Wet‘ tercer disco de la banda de New Jersey y uno de los más vendidos de su carrera.

  • James Cameron nos trajo la segunda parte en ‘ALIENS:EL REGRESO’ un festival de acción y aventura espectacularmente rodado.








  • Sale al mundo la primera entrega de la serie de videojuegos The Legend of Zelda de los diseñadores Shigeru Miyamoto y Eiji Aonuma.

  • ‘PLATOON‘ de Oliver Stone fue polémica y soberbia a partes iguales. Se hizo con el Oscar a Mejor Película.










  • Los cosmonautas soviéticos Leonid Kizim y Vladimir Solovyev, son lanzados a bordo de una nave espacial Soyuz a su encuentro orbital con la estación espacial Mir, convirtiéndose así en los primeros ocupantes de lo que será la primera estación espacial de investigación habitada de forma permanente en la historia de la humanidad. Anteriormente la soviética Salyut 1, en 1971, y la americana Skylab, en 1973, estuvieron habitadas ocasionalmente. (13 MARZO)

  • Jim Henson dejaba un rato ‘Barrio Sésamo’ para crear ‘DENTRO DEL LABERINTO’ deliciosa, mágica y divertida. David Bowie nunca estuvo mejor.
  • Lady Gaga, nace la cantante estadounidense. (28 MARZO)
  • Enrique Tierno Galván, alcalde de Madrid, fallece. Considerado como uno de los mejores alcaldes y mentor de la Movida Madrileña. (19 ENERO)




  • ‘GOLPE EN LA PEQUEÑA CHINA’ volvía a juntar a John Carpenter y Kurt Russell en esta delirante aventura con artes orientales.
  • En la atmósfera sobre la Antártida se descubre un agujero en la capa de ozono.(1 MARZO)
  • España y Portugal ingresan en la Comunidad Económica Europea.(1 ENERO)





  • ‘LOS INMORTALES’ de Russel Mulcahy incluía una genial banda sonora de Queen y poco más. Un videoclip demasiado largo.
  • La prensa desvela que el presidente Ronald Reagan autorizó el suministro de armas a Irán, en lo que se dio en llamar el escándalo Irangate (juego de palabras para relacionarlo con el escándalo Watergate, que sirvió para destituir al presidente Richard Nixon). (6 NOVIEMBRE)



  • David Lynch se sacaba de la manga ‘TERCIOPELO AZUL’. Extraña como pocas, cautivadora e hipnótica.










  • AC/DC: Publica su disco ‘Who Made Who’ que será banda sonora de ‘La rebelión de las máquinas’.

  • ‘EL COLOR DEL DINERO‘ fue el trabajo de Martin Scorsese este año. Floja «secuela» de ‘El buscavidas’ pero con ambición de convertirse en obra de culto.

  • El cometa Halley alcanza su perigeo, o punto más cercano a la Tierra, en su último periodo orbital de 76 años. (11 ABRIL)






  • La revolución de las entrepiernas llegó con ‘NUEVE SEMANAS Y MEDIA‘ de Adrian Lyne. Mucha polémica para tan poca chicha.

  • Mike Tyson se convierte en el campeón del mundo de boxeo más joven de la historia.









  • Revisión de David Cronenberg a un clásico, ‘LA MOSCA’ hizo posible que un remake superase a su original.

  • La novela ‘No digas que fue un sueño’, de Terenci Moix, gana el Premio Planeta.









  • Roland Joffe estrena ‘LA MISIÓN’ polémica cinta con dos grandes como Jeremy Irons y Robert De Niro.

  • Rafael Nadal, nace el tenista español. (3 JUNIO)
  • Sterling Hayden, actor (‘Atraco Perfecto‘) y escritor estadounidense fallece. (23 MAYO)







  • ‘CORTOCIRCUITO‘ de John Badham nos descubre a un robot de lo más humano con tendencias a la ñoñería.









  • En el estadio de Wembley (en Inglaterra), la banda británica Queen ofrece su mítico concierto. (12 JULIO)

  • Frank Oz nos trae ‘LA TIENDA DE LOS HORRORES’ remake musical muy ochentero.










  • Se produce una explosión en el reactor número 4 de la central nuclear de Chernobil (Unión Soviética), provocando la peor catástrofe nuclear de la historia. 135.000 personas serán evacuadas y 215.000 reubicadas con posterioridad. Además 30.000 personas morirán en los diez años siguientes. Se registrará una gran contaminación ambiental tras haberse liberado a la atmósfera 200 veces más radiactividad que las bombas de Hiroshima y Nagasaki juntas. (26 ABRIL)








  • Disney no acababa de re-inventarse, ‘BASIL, EL RATÓN DETECTIVE’ aunque original no termina por convencer.













  • Mundial de Futbol: La selección de fútbol de Argentina se corona campeona del torneo Copa del Mundo México 1986, al vencer 3-2 a Alemania Occidental. España cayó en cuartos frente a Bélgica en los penalties (5-4)

  • Stallone nos da su ración anual con la fascista ‘COBRA’ de George P. Cosmatos.

  • Al coronar la cima del Lhotse, en el Himalaya, el alpinista italiano Reinhold Messner se convierte en el primer ser humano que escala los 14 «ochomil» de la Tierra (montañas de más de 8.000 m sobre el nivel del mar). (16 OCTUBRE)





  • ‘EL NOMBRE DE LA ROSA’ de J.J. Annaud reivindica que las adaptaciones pueden ser grandes obras.










  • Barcelona es elegida sede olímpica para 1992. (17 OCTUBRE)

  • Clint Eastwood nos intenta reclutar con su ‘SARGENTO DE HIERRO’.

  • Felipe González es reelegido presidente al revalidar el PSOE la mayoría absoluta en las elecciones generales. (22 JUNIO)







  • ‘PIRATAS’ de Roman Polanski nos recuerda que tiempos pasados fueron mejores.

  • En Estocolmo, al salir de un cine con su mujer, es asesinado por el PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán), Olof Palme, primer ministro de Suecia. La instigadora de este crimen, ex esposa del dirigente del PKK Ocalam, pretende desacreditar a este partido kurdo. (28 FEBRERO)




  • Nueva monedas en España: 200, 100 y 1 peseta (qué preciosas nos parecían entonces…)





  • Otros estrenos fueron la cuarta parte de ‘STAR TREK:MISIÓN SALVAR LA TIERRA‘ (buscando ballenas por San Francisco); ‘HOWARD‘ (George Lucas andaba muy perdido); ‘EJECUTOR‘ (con Schwarzenegger en plan vengador); ‘HENRY: RETRATO DE UN ASESINO‘ (brutal retrato); ‘HOUSE’ (terror serie-B con encanto); ‘MATADOR‘ (el Almodóvar más torero); ‘LA MATANZA EN TEXAS 2′ (estúpida secuela); ‘PSICOSIS III‘ (sin comentarios); ‘DELTA FORCE’ (Chuck Norris en la cima de su «carrera»); ‘VIERNES 13 VII’ (con máscara y a lo loco); ‘KARATE KID II‘ (más de lo mismo); ‘COCODRILO DUNDEE‘ (importando frikis australianos); ‘EL VUELO DEL NAVEGANTE’ (niños prodigios algo blanditos); ‘CRITTERS‘ (los Gremlins sin presupuesto); ‘CARRETERA AL INFIERNO’ (sub-producto con aires de grandeza); ‘POLTERGEIST II’ (delirio post-ventas).

  • PREMIOS OSCARS 1986: 
  1. Mejor película: ‘Platoon’
  2. Mejor director: Oliver Stone (‘Platoon’)
  3. Mejor actor principal: Paul Newman (‘El color del dinero’)
  4. Mejor actriz principal: Marlee Matlin (‘Hijos de un dios menor’)
  5. Mejor actor de reparto: Michael Caine (‘Hanna y sus hermanas’)
  6. Mejor actriz de reparto: Dianne Wiest (‘Hanna y sus hermanas’)
  7. Mejor película de habla no inglesa: El asalto (Francia)
Un año bastante extraño en cuanto a estrenos, pero de lo más variado y con numerosos referencias que darían sub-géneros. Pero a fin de cuentas un gran año.

SÉ QUE TE GUSTO…EL AMOR EN LOS 80’s [ESPECIALES]

Decir «Te quiero» a una persona suele ser una tarea a veces complicada. Si encima estamos en una película la cosa se pone arduamente difícil pues tenemos innumerables referentes que pueden dejarnos con el culo al aire. Pero si estamos en los 80’s podemos contar con la inestimable ayuda de un socarrón sarcasmo, una sonrisa canalla y bastantes kilos de sex-apple que harán que seamos los más chulos del barrio. A continuación os pondré una selección de los mejores momentos románticos (tranquilos que no me pondré en plan pastelero) que la década más cachonda parió en temas amorosos. Hay de todo un poco como en las mejores casquerías. Si os disponéis a leer esto en fechas cercanas a San Valentín, os recomiendo encarecidamente un frasco de Almax de cinco kilos. Va por ti, Romeo. Por Eros. Por Cupido y por todos aquellos demonios que nos hacen vivir con tanta pasión el amor como el cine.


  • (12) TERMINATOR (1984) Amor intemporal. 

Kyle Reese: «John Connor me dio una fotografía tuya. Entonces no supe por qué. Era muy vieja, rota, descolorida… eras joven como ahora, pero parecías un poco triste. Siempre me pregunté lo que estarías pensando. Memoricé cada rasgo, cada curva… atravesé el tiempo por tí Sarah… te quiero desde siempre…»


  • (11) LAS AMISTADES PELIGROSAS (1988) Clásico lascivo.

Valmont: «Hasta que os conocí, había conocido el deseo; el amor, jamás.»

  • (10) UN GRAN AMOR (1988) Sin palabras.


  • (9) LAS BRUJAS DE EASTWICK (1987) La contra-declaración.

Alexandra: “No eres ni interesante como para darme asco»


  • (8) DIRTY DANCING (1987) Para qué hablar si puedo bailar.

  • (7) EN EL ESTANQUE DORADO (1981) Al borde de la muerte.
  • (6) DEPREDADOR (1987) Amor a primera vista.
  • (5) TOP GUN (1986) El más chulo de la base.
  • (4) CUANDO HARRY ENCONTRÓ A SALLY (1988) Directo a la cara.
  • (3) OFICIAL Y CABALLERO (1982) En brazos y para casa.
  • (2) LA PRINCESA PROMETIDA (1987) Explicación lógica del amor.
  • (1) EL IMPERIO CONTRAATACA (1980) Lo sé y punto.


Seguro que tenéis en mente alguna más. Los años 80’s dieron para esto y alguna rareza más. Os reto a que abráis vuestros corazones y volquéis todo ese amor emponzoñoso que escondéis. Buen Cine¡¡¡

EL SECRETO DE LA PIRÁMIDE [CINE]

Era obvio que más tarde o más temprano dos figuras tan deslumbrantes como Sherlock Holmes y Steven Spielberg se acabaran cruzando. Aprovechando el auge del personaje que en estos años se vive tanto en cine, literatura y TV, hoy vamos a repasar una de las adaptaciones más curiosas que el personaje mítico de Arthur Conan Doyle ha sufrido en la gran pantalla. Sin ser tan enlatado como la vieja serie de películas de los años 30 y 40 con Basil Rathbone como protagonista, sin tener la chispa de Robert Downey, Jr en ‘Sherlock Holmes’ (2009), sin ser tan ecléctica como ‘Elementary’ (2013, TV) o tan fascinante y atrevida como ‘Sherlock’ (2013, TV)…esta particular adaptación recoge una suposición que hasta entonces (y desde entonces) no se había hecho. Dilucidar una posible primera aventura de Holmes y Watson en su juventud.
 
 
 
 


Leyendo la Carátula:
 
Sherlock Holmes (Nicholas Rowe) y el Dr. Watson (Alan Cox) se conocen como estudiantes en un internado de Londres. Holmes es conocido por su capacidad deductiva e increíble por sus compañeros. Cuando descubren un complot para asesinar a una serie de hombres de negocios británicos por un culto egipcio, ambos jóvenes se mueven para detenerlo.
 
Rebobinando:
 
Con la premisa de ser una invención de Chris Columbus (‘Solo en casa’, ‘Los Gremlins’) no deja de sorprender que un personaje tan conocido y popular nunca fuera tratado por el propio autor desde este prisma. El hecho es que no conocemos apenas nada de la niñez y juventud de Holmes. Pequeñas frases y detalles diseminados a lo largo de las numerosas novelas. Es cierto que este encuentro que propone el film nunca se llegó a realizar, pues en la primera novela, ‘Estudio en escarlata’, es cuando ambos personajes se conocen. Aún así, es gratificante que se nos brinde una oportunidad de evadirnos con una de las figuras más emblemáticas de la literatura en una fantasía cinematográfica como ésta.
 
 
 
Spielberg, ya lanzado con su productora ‘Amblin’, tocaba nuevos realizadores para plasmar en pantalla sus propios proyectos personales. Sin duda, que él mismo deseaba dirigir una aventura del anárquico detective. Nunca sabremos si el propio Spielberg hubiera dotado al film de una solidez mucho más auténtica. Barry Levinson (‘Good morning Vietnam’, ‘Rain Man’) era casi un recién llegado. Su anterior film, ‘El mejor’ (1984), le dio la oportunidad de abrirse un pequeño hueco para que el Rey Midas de Hollywood le eligiera para este trabajo.Desde entonces su carrera se disparó. Aquí, aunque su trabajo es correcto, está obligado a realizar un desarrollo muy esquemático. El peso de la historia, la juventud de Holmes, es presentada como si de una primera novela-aventura se tratara, y el efecto sorpresa enseguida se pierde.
 
 
Aparte de unos desconocidos actores que poco o nada hacen para atraer al espectador. Una apariencia al detective es lo único que une a Nicholas Rowe (perdido desde entonces en series de TV) con el personaje. Nada más, ni él ni Alan Cox (Watson) tienen la fuerza para hacerse con los personajes, tal vez demasiado relevantes para unos debutantes en el cine. El personaje femenino recae en Sophie Ward (Elizabeth) en un intento de hacernos creer que fue el primer amor de Holmes, imposible cuando en mente del público siempre estará la enigmática Irene Adler. En todo momento el guionista trata de mantener el espíritu de las novelas, pero tropieza constantemente al intentar dar explicación a todo: desde el origen de la famosa pipa de Holmes, a su peculiar sombrero o de dónde sale el gabán que siempre lleva. 
 
 
 
La trama, aunque bastante predecible y pueril, se deja ver. No sin esbozar un par de sonrisas al ver los paralelismos de la secta egipcia que se halla oculta en una pirámide bajo las calles de Londres, con la secta de los Thugge de ‘Indiana Jones y el templo maldito’ (1984). Incluso su altar mayor y el método de sacrificar a sus víctimas son muy parecidos. La historia se resuelve de forma rápida y algo abrupta, pues desde un primer momento sabemos quien tiene todas las papeletas para ser el villano de la función. Eso sí, la conclusión que tiene el film es lo mejor. No dejéis de ver todos los títulos de crédito finales pues, tras ellos, descubriréis uno de los mejores sobresaltos que se han rodado. Un final que juega a enlazar personajes con leyendas.
 
 
El lado técnico se puede disfrutar. Era claro que el principal motivo de Spielberg al producir estos proyectos era la mejora de los efectos especiales, de nuevas formas de atraer al público. Casi como si se tratase de plataformas donde experimentar nuevas técnicas que él mismo luego aplicaría a sus propios trabajos. Industria Light & Magic pudo desarrollar y presentar por primera vez al mundo, los efectos generados por ordenador, los famosos CGI (computer grafics image). Con una secuencia inolvidable donde una vidriera de una iglesia cobra vida para asombro de su víctima.
 
 
No es una obra mayor de la década, eso queda claro. Pero tiene una cierta magia, una frescura y una alegría que hace olvidar los grandes defectos de fondo que tiene. Para ver una tarde de domingo en la que eches de menos una novela novela de Sherlock Holmes.
 
 
Cotilleos de Videoclub:
  • Primera película en presentar imágenes generadas por ordenador.
  • Spielberg iba a dirigirla en un primer momento.
  • Kiefer Sutherland (‘Jóvenes ocultos’, 1987) fue la primera elección para el papel de Holmes.
  • Se trató de prolongar la película con una serie de TV que no llegó a cuajar.
  • Fue nominada a los Mejores F/X.
  • Fue un fracaso comercial. Costó 18 mills. y recaudó algo más de 20. 
Valoración: 6

LOS GREMLINS [CINE]

El primer lustro de la década de los 80’s fue la época dorada de Spielberg en todos los sentidos. Estrenaba con rotundo éxito las dos primeras entregas de Indiana Jones, reventaba las taquillas con ‘E.T.’ (1982), escribía estupendos guiones como ‘Poltergeist’ (1982) y se lanzaba a la producción de otros proyectos dirigidos por pupilos que bajo su manto fueron obteniendo una repercusión mundial. Robert Zemeckis (‘Regreso al futuro’, 1985) por un lado y Joe Dante (‘El chip prodigioso’, 1987) por otro, fueron los mayores baluartes de este protectorado. Durante la década, e incluso más tarde, esta relación proseguiría. El primer cruce que hubo entre Spielberg y Joe Dante se produjo en 1983 en el proyecto coral de varios directores que trataron de resucitar una vieja serie de los 60’s: ‘Más allás de los límites de la realidad’ (‘The Twiling Zone’). Allí se gestó una unión entre Dante y el Rey Midas de Hollywood con películas como ‘El chip prodigioso’ o ‘Cuentos asombrosos’, pero sobre todo un icono que dominaría el cine fantástico juvenil…unos peludos seres adorables con un lado oscuro muy canalla.
 
 


 
 

Leyendo la Carátula:

Un modesto inventor lleva por Navidad a su hijo Billy (Zach Galligan) una extraña criatura que compra en un bazar oriental. Gizmo, es un Mogwai, un ser pequeño, adorable y muy sociable. El padre le transmite las tres normas que debe cumplir Billy para el cuidado de la criatura: no mojarlo, no debe darle la luz del sol y por último, nunca darle de comer después de medianoche.
 

 

 

Rebobinando:

El lado más canalla de Spielberg (en aquellos años aún lo tenía) se reflejaba en sus producciones lejos de la silla de director. De ese modo podía dar rienda suelta a sus locuras como cineasta sin que su reputación como realizador se viera perjudicada. Así, poco a poco, extendía sus tentáculos por toda la industria de Hollywood, dando salida a nuevos y prometedores autores bajo su estudio. En apenas unos pocos años, su nuevo estatus de productor dio luz verde a una serie de proyectos que arrasarían en los cines. Primero por que llevaban su nombre como símbolo de calidad y segundo porque realmente eran excelentes productos de consumo masivo unidos a buen talento.
 
 
 
Joe Dante llevaba un par de títulos que llamaron poderosamente la atención a los estudios dominantes. ‘Piraña’ (1978) y ‘Aullidos’ (1981) mostraban un tipo que sabía mezclar terror y humor a partes iguales sin renunciar a bajar el ritmo de una en detrimento de otra. Esa unión de géneros fue lo que supuso su elección para dirigir una pesadilla navideña donde pequeños demonios surgidos de alguna leyenda china, destrozaban la apacible vida de un pueblo.
 
 
Con un arranque algo ñoño que no hace sino elevar aún más su nudo y desenlace, ‘Los gremlins’ evoca al cine de serie B disfrazado. Es decir, una producción meticulosa, buen guión, numerosos guiños al género, unos convincentes y divertidos efectos, un humor negro y mucha, mucha mala leche. Eso sí, siempre que en pantalla aparecen ellos, los gremlins. Gizmo, el Mogwai, es la antítesis. Es como un paralelismo entre el cine amable y contemplativo que se hacía en esos momentos con el cine provocador y encarado que proclamaba Dante. Es imposible no encariñarse de Gizmo, pero aún más difícil no desear tener un Gremlin en casa (total…tengo un crío, otro endiablado ser tampoco se notaría).
 
 
Un guión bien estructurado por Chris Columbus (‘Solo en casa’, 1990) nos muestra la placentera vida del típico aburrido pueblo del medio oeste norteamericano. Lleno de los clichés más repetidos en el cine, se ríe del estilo de vida yanqui desde dentro (ver a Papa Noel atacado por las criaturas es de libro). De sus acartonadas costumbres y recelos. Para ir destruyendo dichos mitos a medida que los gremlins hacen su aparición en cada escena (dentro del bar, cantando villancicos, en el centro comercial, el cine…). Una orgía de buen humor pasado por el filtro de un Dante que mantenía fresca su mala uva. Las tres normas que se deben cumplir son una analogía de las tres leyes de la robótica de Asimov vistas desde el prisma de la mala baba.
 
 
La pareja protagonista (Galligan y Cates) son la sopa boba a la que nos acostumbramos en los 80’s. Un par de virginales tortolitos que deben sobreponerse a las circunstancias. Llenos de buenos sentimientos. Son algunos secundarios los que se llevan la palma en sus papeles (Dick Miller, como el granjero obsesionado). Era normal, no se pretendía un recital de actores. Aunque también podemos ver a un principiante Corey Feldman que luego estaría en ‘Los Goonies’ (1985), ‘Cuenta Conmigo’ (1986) o ‘Jóvenes ocultos’ (1987). Aquí el pescado lo cortaban los gremlins. Unas criaturas creadas por Chris Wallas (‘Enemigo mío’, 1985 o ‘La mosca’, 1986) que resultaban atractivas, creíbles y malévolas. Nada de ordenadores (no existía esa tecnología). Puro animatronic y marionetas. El buen hacer al colocar la cámara, efectos de luces y unos trucos ópticos hacían posible la veracidad de los demoníacos seres.
 
 
Una deliciosa broma macabra. Los teleñecos en su versión satánica. Un Spielberg que deseaba crearnos pesadillas al tiempo que nos hacía partirnos de risa. Tardaron 6 años en realizar su secuela (inferior en todos los sentidos) y fue el origen de una tanda de películas que tenían como protagonistas a seres maléficos. La más friki fue sin duda ‘Los Critters’ (1986). Pero esa…es otra historia.
 
 


Cotilleos de Videoclub:

  • La película en su primer montaje duraba 2 horas y media.
  • La idea para el guión se le ocurrió a Chris Columbus cuando por la noche escuchaba en su apartamento el insoportable ruido que hacían los ratones.
  • Fue la primera vez que el logotipo de «Amblin» (productora de Spielberg) hizo su aparición.
  • Mogwai significa en chino «diablo».
  • En ‘Más allá de los límites de la realidad’ uno de los episodios hace referencia a los gremlins, pues un avión es atacado en pleno vuelo.
  • Durante la escena de la convención de inventores, vemos la máquina del tiempo que se usó en ‘El tiempo en sus manos’ (1960). Aparte, hacen cameos en esa misma escena Jerry Goldsmith y Steven Spielberg.
  • El cine donde los gremlins están viendo ‘Blancanieves y los 7 enanitos’ es el mismo que se utilizó en ‘Regreso al futuro’ para la escena en que el Delorean se estrella.
  • Tim Burton fue una de las opciones de Spielberg para dirigir tras ver sus cortos.


Valoración: 7

ODIO A DAVID LYNCH [ESPECIALES]

En los 80’s tuvimos oportunidad de ver nacer a uno de los directores más complejos, visuales, conceptuales y malditamente enrevesados de los últimos años. Con su debut en 1977 con ‘Cabeza borradora’ ya dio una bofetada al mundo. Con su mensaje enigmático, rodeado de sueños, traumas y desequilibrios emocionales. La década la inauguró con la soberbia ‘El hombre elefante’ (1980). Una espectacular muestra de cine académico, sobrio, formal y lleno de matices, donde reservaba un lugar especial para sus secuencias oníricas. Más tarde llegaría su mayor desafío personal. Llevar la inmortal obra de Frank Herbert a la pantalla, ‘Dune’ (1984). Un total fracaso. Fue en 1986 donde marcaría a fuego de una vez por todas su intrínseco mundo cinéfilo con la perturbadora ‘Terciopelo azul’. Ahí, en esa cinta, se acabó la fiesta. Lynch decía al mundo que se fuera al diablo, su cine había parido de forma abrupta y luchaba por vivir.

ORIGEN:


Tras su presentación con ‘Cabeza borradora’, apreciada en círculos muy cerrados debido a su conjunto, a Lynch le tocó la lotería cuando el inusual productor Mel Brooks (‘El jovencito Frankenstein’) le ofreció dirigir una versión del libro ‘El hombre elefante’ de Frederick Treves. El propio Lynch junto a otros dos guionistas se encargó de plasmar en imágenes la desgraciada vida de John Merrick (John Hurt). Una película de distaba en millones de años a su anterior trabajo. Rodada en blanco y negro (el color de los sueños) con un estilo british, sobria hasta el límite y un reparto muy convincente ( a Hurt hay que añadir a Anthony Hopkins, John Gielgud, Freddie Jones y Anne Bancroft). Magnífica fotografía de Freddy Francis (‘El cabo del miedo’, ‘Tiempos de gloria’) y música de John Morris, habitual en el cine de Mel Brooks. Es curioso que un tipo del mundo de la comedia como Brooks se fijara en alguien tan complejo interiormente como Lynch. Las bromas de la vida. Quizás ambos mundos no estén tan alejados. La comedia de lo sueños, los sueños de la comedia. Dos caminos que se separan en la vida. La muerte como broma, los sueños como escape de la risa. El cine de Lynch comenzaba a brotar de la mano de un cómico en una excelente película que trataba de la condición humana, la dignidad del hombre como monstruo social. Y siempre con una premisa, los sueños. Un mundo onírico que Lynch subraya en cada trabajo. Su peculiar mundo visual se concentra en escenas bizarras, anexas a la película, en ocasiones sin nexo con la trama. Aquí ya obraba sus mecanismos que en ‘Cabeza borradora’ eran su mayor motor. Al igual que en ésta, ‘El hombre elefante’ también explora el mensaje del enfrentamiento de la máquina contra el hombre (o viceversa), aunque este concepto lo irá perdiendo con el tiempo, para centrarse en los sueños.

Lynch y John Hurt en el rodaje de ‘El hombre elefante’ (1980)


PESADILLA:

Tras cuatro años de silencio (que no de ebullición mental) a Lynch se le encomendó la imposible tarea de llevar a buen puerto la adaptación de ‘Dune’. Antes de su rodaje ya era inviable. No había suficientes medios técnicos para lograr un acabado convincente, no era el momento apropiado, se deberían gastar cientos de millones en su producción. Pero el bienpensante productor Dino DeLaurentis confió en que se podía lograr. David Lynch trabajó en un guión que triplicaba la versión final que vimos en los cines. Además, ni estudio ni productor acabaron satisfechos con el montaje final, por lo que añadieron más cortes a un excesivo metraje (230 mins.) que dilapidó las pocas opciones que ya tenía de por sí el film. Resultado: un fiasco de estreno.


Mala edición, peor distribución y varapalo al orgullo de Lynch. Su versión, más ambiciosa que la mostrada, hubiera significado quizás otra película. Pero entre su ego y las prisas del estudio, el proyecto se fue al traste. Un sinfín de extras, grandes decorados mal aprovechados, F/X no del todo bien resueltos, excesivos cortes en el montaje que hacen cojear al guión en todo momento, multitud de personajes sin fondo. Y sobre todo, la sensación de haber perdido la oportunidad de crear una gran película. El propio autor, Herbert, repudió el estreno. No culpó a Lynch, pero fue signo inequívoco de la visión del borde del precipicio en el que se encontraba el director. La crítica le devoró, el público le dio la espalda. Un niño malcriado al que le dieron un juguete muy caro. Un sólo alivio halló Lynch en este desastre: Kyle MacLachlan, que se convertiría en su actor fetiche en los siguientes años. Años en los que dio portazo a los grandes estudios para volcarse en su personal visión del cine. A partir de ahora rodaría su forma de entender el cine, sin ataduras, sin censores. Comenzaba el verdadero Lynch.

Lynch y Frank Herbert en 1983

LYNCH DESATADO:


Aun a sabiendas que le quedaban dos proyectos más con Paramount en su contrato, a Lynch no le tembló el pulso a la hora de llevar su propio guión en el siguiente trabajo. Sin cuerdas que le atasen como en ‘Dune’ tuvo la oportunidad de rodar como él quería, lo que él quería y de presentar el montaje final sin interferencias de los productores. ‘Terciopelo azul’ es una historia perversa, con escenas y planos que más tenían que ver con los sueños que con la propia trama. Un hombre que regresa a su ciudad natal se decide a investigar la aparición de una oreja cortada en mitad del campo. Desde ahí, una espiral de extraños personajes, lugares elípticos, sombras y luces que dibujan por vez primera el inquietante mundo de Lynch. Si a una extraña trama se le añaden actores como Dennis Hooper (‘Easy rider’), Isabella Rossellini (‘Wyatt Earp’), Laura Dern (‘Corazón salvaje’) o Brad Dourif (‘Muñeco diabólico) el resultado es desasosegante. Un viaje por la maldad del ser humano, de sus vicios, traumas, imágenes hipnóticas, de un vértigo que te arrastra hasta donde el director te quiere llevar. No te deja indiferente. No quiere decirte qué debes entender, sino que decidas qué quieres entender. La música, otro factor fundamental en su carrera, de ‘Terciopelo Azul’ acompaña las escenas como un personaje más. Sueños que se transforman en pesadillas al ritmo de las misteriosas nota de Angelo Badalamenti, que repetiría con Lynch en futuros proyectos. 

Lynch e Isabella Rosellini en 1986.
Forma con ‘Corazón salvaje’ y ‘Mulholand Drive’ la trilogía de los sueños de Lynch. Una forma de entender el cine, de ver cine o vivir el cine. Distinta, molesta, inquietante, visceral y onírica. Mensajes ocultos, palabras susurradas al oído, visiones enlazadas con sentidos dormidos. Una patada al cerebro desde lo más profundo del subconsciente. Querer entender a Lynch es como intentar cortar el agua. Cada nueva cuchillada es diferente, imposible de medir. Sólo nos queda el consuelo de volver a ver sus films, disfrutar de un viaje sin paradas. Pero con un equipaje tan frágil y volátil como son los sueños de cada uno. Los años 80’s sirvieron para descubrir a uno de los genios más indisciplinados del cine. Con tres películas mostró lo mejor y lo peor de su arte. Al menos, los que vivimos aquel nacimiento, aún podemos seguir gozando con la criatura que crece en nuestra memoria.

A %d blogueros les gusta esto: