OZ: ESA GRAN DESCONOCIDA [SERIES]


Oz (1997-2003) es uno de esos tesoros ocultos que alberga HBO. Creada por Tom Fontana, supone la antesala de las tan aclamadas Los Soprano (1999-2007) y The Wire (2002-2008). Para muchos desconocida, esta serie no deja indiferente a nadie.
Cuenta con seis temporadas y la historia transcurre en la cuidad de Nueva York, concretamente en la prisión de máxima seguridad llamada Oswald State Correctional Facility (Conocida como Oz). En el módulo llamado Emerald City (en alusión al país imaginario donde se desarrolla el cuento del Mago de Oz) se está…





…llevando a cabo una terapia experimental con los presos, otorgándoles una mayor libertad y una mejora en las posibilidades de inserción.
En este renovado y aparentemente pacífico espacio, las diferentes bandas conviven en un ambiente cargado de traiciones, drogas, violaciones y revueltas. 
El desarrollo de los personajes es minucioso, de manera que llegamos a ver lo más profundo de cada ser, comprendiendo que las buenas personas, en situaciones extremas, pueden llegar a hacer cosas que ni ellos imaginan. Los presos van pasando por una gama de emociones que las transmiten gracias a las magníficas interpretaciones y realmente acabas formando parte de Emerald City.

Cada capítulo es orquestado por Augustus Hill (Harold Perrineau), preso con discapacidad motriz que atraviesa la pantalla y se dirige directamente al espectador. A través de él vamos hilando las diferentes tramas (que no son pocas), conociendo la situación de cada convicto (motivo por el que está en la cárcel, años de condena, etc). 




Los miembros principales de cada banda son los que mayor protagonismo adquieren a lo largo de la serie, y cada uno tiene una batalla personal contra sus propios demonios. A su vez, las diferentes organizaciones se verán envueltas en trifulcas, tanto por aspectos raciales como por territorio dentro de la prisión. Oz es como un espacio donde se concentran todos los problemas que una cárcel podría llegar a tener.


El psicólogo coordinador de esta iniciativa es Tim McManus (Terry Kinney), que a menudo se verá cuestionado por su propuesta, debido al aparente fracaso de su proyecto. Leo Glyn (Hernie Hudson), el director de Oz, se enfrentará no sólo a los problemas de la propia cárcel sino también a problemas burocráticos y de corrupción. El equipo de sanitarios también forma parte de la trama y al ser los que más en contacto están con los reclusos se crearán fuertes vínculos entre ellos.

 El reparto es más que extenso, y a menudo nos topamos con caras conocidas.

Edie Falco, conocida también por su papel de Carmela Soprano en “Los Soprano”
Estamos ante una historia decididamente no apta para todos los públicos, salvo si lo que buscas es crudeza y realidad. Emotiva, mordaz y atrapante.
Lo que nos aporta esta serie, aparte de entretenimiento desmedido, es una clara denuncia al sistema penitenciario, las tramas de corrupción, y la pena de muerte. Otro punto a destacar es la sinceridad con la que se tratan los problemas, si algo es esta serie, es explícita. Vemos casi por primera vez, relaciones sexuales abiertamente homosexuales, y se muestran tal y como son. Vemos consumo de drogas, y la devastación que eso supone. Vemos mafia, vemos asesinatos, vemos amor. 

En Emerald City tenemos reglas, tenemos muchas más reglas que en ninguna otra parte de Oz. Su celda es su hogar, mantenganla limpia, sin una mota de polvo. Van a hacer ejercicio regularmente, ir a clases, e ir a terapias de drogas y alcohol. Van a trabajar en uno de los puestos de la prisión. Van a seguir la rutina. Les diremos cuándo dormir, cuándo comer, cuándo mear. Sin gritos, sin peleas, y prohibido follar. Sigan las reglas, aprendan autodisciplina, porque si hubieran tenido algún atisbo de autodisciplina, algún control sobre ustedes mismos, no estarían aquí sentados ahora mismo. ¿Preguntas?”

Lo incomprensible de esta producción es la poca difusión que ha tenido (en comparación a otros éxitos de HBO), a pesar de haber ganado numerosos premios y estar nominada a los Emmy en dos ocasiones. 
Altamente recomendada, te invitará a reflexionar y a sentir un poco más de empatía hacia los presos.

Y como una imagen vale más que mil palabras, he aquí la intro de Oz:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s