SIN CITY 2:UNA DAMA POR LA QUE MATAR [CINE]


Casi una década después nos llega la esperada secuela (o precuela según se mire) del film ‘Sin City’. Demasiados años quizás para volver a sentir ese derroche fresco de cine-comic que tan bien nos sentó. La mezcla explosiva de Frank Miller, Robert Rodriguez y Quentin Tarantino fue un buen directo al estómago, tanto a nivel cinematográfico como estético. Pero este trío no se ha vuelto a reunir para la ansiada segunda parte y eso se nota. Una parte del tridente no ha querido formar parte de nuevo de esta revisitación al mundo creado por Miller. Tarantino, buen conocedor de los entresijos de presentar un buen producto (al que luego siempre le respalda la calidad) no ha tenido a bien acercarse hasta Old Town y volver a darnos una lección de cine. En esta ocasión, ‘Sin City: una dama por la que matar’, ha sido realizada por Rodriguez y Miller sin red. Ambos co-dirigen y escriben este horroroso engendro que sólo hace elevar al estatus de magnífica a su predecesora. Y es normal teniendo en cuenta que…










…la obsesión de Miller por llevar a cabo esta falsa secuela ha sido la responsable de arrastrar a Robert Rodriguez ha demostrar una vez más que no es un buen director. Ni para grandes ocasiones ni para pequeños productos. Lejos quedan los años en los que nos sorprendió con ‘El mariachi’ (1992). No vamos a descubrir nada nuevo al decir que Rodriguez no es talentoso, ni que tiene un toque especial. No, su emblema es lo grotesco, lo exagerado y si conlleva un dudoso sentido del humor, mejor. Nada nuevo bajo el sol en su trabajo.


Por otro lado, Miller se ha empeñado en resucitar personajes para el cine que bien habían tenido su momento. Pero en su infinito egocentrismo ha querido enseñarnos que todavía queda mucho de ‘Sin City’ por ver, lo cual es un error de dimensiones astronómicas. Mal concebida y peor desarrollada, esta pretendida vuelta a la ciudad del pecado se convierte a los pocos minutos en algo rancio, fuera de lugar y casi de forma caricaturesca. Ese espíritu ‘neo-noir’ que tenía su antecesora resulta del todo inocuo y falto de sorpresa. Es más, se convierte en auto paródico y redundante a cada escena.


Los bailes de Jessica Alba ya no embelesan, los rudos modos de Mickey Rourke ya no fascinan y la aparición de personajes como el de Bruce Willis sólo hacen que añoremos la primera entrega a cada instante. Sólo cabe destacar de todo este berenjenal a la incombustible y poderosa presencia de Eva Green. Todo un acierto estético que hace que abramos los ojos hasta límites insospechados para cualquier cornea. Una diosa, es el adjetivo que más se aproxima a la perturbadora figura de Green. Cuerpo para el pecado en todo momento. El resto del reparto es solo una mueca. Unos por ocupar el papel de algún actor desaparecido como Michael Clarke Duncan, otros por alguna supuesta amistad oculta entre actor y directores.


Personajes e historias surcan el metraje sin sentido. Una carencia de atractivo en la trama que hace soporífera la culminación de todo el film. Joseph Gordon Levitt y su personaje hacen que nuestro odio aumente a cada minuto. Insípido y vulgar, repetitivo y del todo innecesario que ralentiza la historia central (que tampoco es nada del otro mundo). Josh Brolin tiene la papeleta de recobrar el pulso al personaje que Clive Owen mostró en la primera parte. Algo que por los propios diálogos y situaciones convierten su esfuerzo en algo ridículo. El resto de apariciones (Rosario Dawson, Powers Boothe…) es un artificio para crear humo alrededor de una película que nunca se tuvo que realizar. Al menos de la forma que estos dos ególatras, Miller y Rodriguez, han mostrado. 


Resulta lastimoso ver como los episodios (en principio inconexos) que trufan el film, se alargan proporcionalmente al poco talento tras la cámara. Incluso muchos momentos de acción lucen un aspecto mas bien obsoleto debido a unos efectos especiales (obra también del todo poderoso Rodriguez) que podrían calificarse cuando menos de cutres, siendo este término demasiado benévolo. Un guión que sigue en busca y captura; una dirección que solo recoge los pocos errores de la primera parte y los hace eternos; la mayoría de las interpretaciones son de folletín y un conjunto global que hace sonrojar al fan más radical de la obra de Miller.






¿Todavía alguien se pregunta que en España no vaya a ser distribuido este film? Desde aquí pedimos encarecidamente que ninguna distribuidora cometa semejante delito.

VALORACIÓN: 3/10


One comment

  1. No he visto la primera, y en realidad no sé porqué. Tarantino es mi director favorito, pero nunca me ha llamado la atención Sin City. En esta ocasión la crítica ha sido unánime y la han catalogado como una basura, así que cuando la saquen en Yomvi (si lo hacen) aprovecharé para ver las dos. Y un gran trabajo como siempre, aunque no tengo mucho tiempo para escribirte los comentarios que merecerías sin duda.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s