LUCY [CINE]


Si por algo se ha caracterizado el cine de Luc Besson a lo largo de su carrera ha sido por su especial manera de transformar la realidad en un personal mundo plagado por la violencia y el gusto por lo trasgresor con un toque de romanticismo de la novelle vague. Pero por desgracia y desde hace unos años, tanto su cine, ya sea dirigido por él o por sus guiones a otros realizadores, ha perdido toda la fuerza y el espíritu  del que hacia gala. “Lucy” no pasara a la historia por ser una de sus mejores obras. Dista mucho de los grandes trabajos realizados en el campo del cine de acción del realizador francés. Lejos han quedado los años…
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
…de títulos como “Nikita”, “Leon” o “El quinto elemento”. El viaje que nos propone esta vez resulta del todo desacertado tanto en su forma como en su fondo. Una disparatada historia que juega al cine de superheroes con mensajes filosóficos que hacen perder toda la atención incluso por la exuberante protagonista. La misma Scarlett adolece del ritmo enrevesado y cortante que muestra el director y acaba por transmitir un poso de indiferencia que destroza a su, en principio, atractivo personaje. Ni el guión ni la propuesta es original. Hemos visto demasiados personajes parecidos en el cine de Besson, incluso por momentos no sabemos si estamos ante una versión hiper-atrofiada de Nikita o la hermana pequeña de algún mutante de la factoría Marvel.
 
 
Todo en el film resulta predecible y carente de interés, algo novedoso en este director. La sombra de un antecedente como “Transcendence”  sobrevuela en todo momento,tanto por la trama como por el mensaje implícito. Su falso montaje con imágenes subliminales no hace sino palidecer de vergüenza al espectador al sentirse como un chiquillo que necesita apuntes a cada minuto para aprender la lección. 
 
 
Hasta el mismo Morgan Freeman, que repite personaje ya visto en la mencionada “Transcendence”, refleja el cansancio del cine de Besson al ser un mero apuntador para el espectador al que ir relatando los acontecimientos que por increibles que sean se suceden en pantalla.
 
 
Besson ha cruzado definitivamente la linea que va de la imaginación al marketing y se ha quedado tan a gusto. Un vehículo para el lucimiento de Scarlett que nos recuerda que todo el mundo tiene un precio para perder su identidad.

 


VALORACIÓN: 4/10

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s